Última hora

Última hora

El mercado de las flores podría marchitar con el Brexit

El mercado de las flores podría marchitar con el Brexit
Tamaño de texto Aa Aa

Las flores que transitan por Holanda pueden convertirse en una de las víctimas colaterales del Brexit.

Desde el inmenso mercado Royal Flora Holland salen cada años tres millones de rosas con destino a Reino Unido. Lo que representa el 12% por ciento de su actividad. Y si añadimos el resto de flores y plantas, el negocio se sitúa en torno a los mil millones de euros

"Los horticultores traen las flores a las subastas y yo las vendo a través de un sistema de pujas internacional", explica el subastador Erik Wasseanaat. "Trato de obtener el precio más elevado posible en el mercado."

Wasseanaat trabaja en el Royal Flora Holland, el mayor centro comercial de plantas y flores del mundo. Confía en que los británicos estén dipuestos a pagar más por sus pedidos, ya que un Brexit duró significaría nuevos aranceles.

Y ahí radica el problema. A partir del próximo abril, los controles aduaneros y las inspecciones sanitarias pueden complicar las exportaciones.

"Queremos seguir exportando a Reino Unido, pero todo dependerá del tipo de Brexit. Si es un Brexit duro, entonces tendremos que someternos a las reglas de la Organización Mundial del Comercio y eso significa tratar a Reino Unidos como un país tercero", afirma Yme Pasma, director de operaciones del Royal Floral Hollande. "Se necesitará más personal para las aduanas y para los controles sanitarios y de calidad. Esa será la gran diferencia".

Cada dos segundos, un camión sale desde este mercado en dirección a algún lugar del mundo y la puntualidad es esencial. Especialmente en las fechas señaladas.

"Es una suerte: el día de la madre en Reino Unido cae justo un día después del Brexit. Así que las flores ya estarán allí. Las madres no deben preocuparse", explica Pasma.

Marcus Pronk dirige una empresa familiar que depende en un 85% de Reino Unido. Ahora se dice preocupado por los previsibles retrasos. "En caso de que no haya acuerdo, habrá mucha burocracia, mucho tiempo de espera en la frontera. Vamos a tener que añadir 24 horas a nuestras entregas", explica Pronk. "No tenemos mucha información sobre lo que va a ocurrir. Nadie la tiene".

Hasta aqui llegan flores de España y de América Latina, pero también de Asia y África. Se subastan, se cargan en camiones y se distribuyen a todo el mundo. Se trata de una máquina bien engrasada que después del Brexit va a tener que realizar serios ajustes para el mercado británico si no quiere languidecer.