Última hora

La bacteria Fastidiosa arrasa olivares en Italia

La bacteria Fastidiosa arrasa olivares en Italia
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Cuatro mil olivos crecían en la localidad italiana de Lecce, perteneciente durante casi cinco siglos de la misma familia de productores italianos de aceite de oliva.

De repente, una bacteria llamada Xylella Fastidiosa comenzó a secar los árboles.

El productor de aceite de oliva Giovanni Melcarne lo describe en toda su crudeza: "Mi producción se ha desplomado cerca del 80 por ciento en tan solo tres años. Esta enfermedad ha destruido completamente el paisaje y nuestro sistema de producción. Cualquier posible recuperación será muy lenta".

La plantación completamente seca es ahora un campo experimental para investigadores y estudiosos de Europa, África del Norte, Oriente Medio y también de Irán.

Participan en un proyecto de investigación europeo destinado a establecer herramientas de diagnóstico temprano y compartir conocimientos para abordar mejor el problema.

El ingeniero agrícola Maroun el Moujabber, coordinador del proyecto Ciheam-bari/Cure-XF explica: "Cuanto antes se pueda identificar la enfermedad, más garantías tendremos de combatirla. Así que esto es lo primero que estamos haciendo. Lo segundo es compartir el conocimiento científico. Porque esta lucha contra la enfermedad debe ser multidisciplinaria. Debemos combatirla no solo desde una perspectiva biológica, sino también utilizando herramientas provenientes de los campos de laSociología, la Economía y la Biotecnología ".

La bacteria se transmite principalmente por los insectos de árbol a árbol. Los investigadores tuvieron que identificar y definir el patógeno en primer lugar.

Y fue todo un reto. El fitopatólogo del Consejo Nacional de Investigación de Italia Donato Boscia define el perfil del objetivo: "Es una bacteria que coloniza y actúa exclusivamente dentro de los vasos de la madera. Bloquea el agua y las sales minerales que van desde las raíces a las hojas. Todo sucede exclusivamente dentro del árbol. Esto hace que esta enfermedad sea tan difícil de tratar".

La enfermedad hasta el momento no tiene cura. Las herramientas y aplicaciones de diagnóstico temprano para el seguimiento de patógenos se han desarrollado y se están probando para evitar su expansión.

Los investigadores miran hacia adelante y se centran en la prevención. El ingeniero agrícola Franco Valentini precisó: "La bacteria ahora se considera endémica en las regiones afectadas. Eso significa que ya no es posible erradicarla o eliminarla. Por lo tanto, debemos aprender a vivir con ella. Y una forma de hacerlo es desarrollando plantas que sean resistentes. o que muestren una baja susceptibilidad a la enfermedad ".

Ya existe un invernadero con veintitrés variedades de olivos potencialmente resistentes al patógeno. Actualmente se estudian otras quinientas variedades en campos experimentales.

Los investigadores muestran algunos progresos. El agrónomo Pierfederico La Notte explica:"Ya hemos identificado dos variedades que son resistentes a la enfermedad, conocidas como leccino y fabolosa. Pero esto es solo el comienzo, ya que nuestro objetivo es encontrar más variedades que sean aún más resistentes".

Esas variedades potencialmente resistentes se injertan en los árboles afectados para un seguimiento más cercano.

Los productores locales de aceite de oliva esperan que esta investigación les ayude.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.