Última hora

Última hora

La historia detrás de la foto de la exguerrillera nominada al World Press Photo: "Lo llamé renacer"

La historia detrás de la foto de la exguerrillera nominada al World Press Photo: "Lo llamé renacer"
@ Copyright :
Catalina Martin-Chico, Panos
Tamaño de texto Aa Aa

Yorladis estaba en avanzado estado de gestación cuando la fotógrafa hispano-francesa Catalina Martin-Chico la inmortalizó en uno de los campamentos para exguerrilleros de las FARC, en la selva colombiana de Guaviare. Una imagen que habla del "renacer" de sus protagonistas, después de dejar las armas, explica su autora.

Con esta fotografía, Martin-Chico, que lleva más de una década capturando estos instantes de realidad, podría cumplir un hito: ser la primera española en ganar el premio más prestigioso en fotoperiodismo, el World Press Photo. "Aquí estamos las mujeres, aunque no se note tanto", reivindica en una entrevista con Euronews.

Martin-Chico cuenta que dar con Yorladis embarazada no fue una casualidad. La estaba buscando, porque ya la había retratado en 2017 en su primer viaje a las zonas veredales en Colombia, espacios de transición dónde se mantenía a los guerrilleros de las FARC mientras concluía el proceso de paz. Entonces aún vestían uniformes y se paseaban con armas, explica.

"Allí vi a Yorladis por primera vez, no estaba embarazada, no tenía ningún niño, pero le hice una foto medio por casualidad", indica.

Nueve meses más tarde volvió y se encontró un paisaje completamente distinto. Ya no había uniformes, tampoco "checkpoints" y la mitad de los exguerrilleros se habían ido para vivir con sus familias.

En ese nuevo escenario, Yorladis estaba dando los primeros pasos hacia una nueva vida.

Me di cuenta que llevaba detrás de ese embarazo toda esa prohibición de embarazo de tanto tiempo, todos esos sacrificios que tuvo que hacer por la guerrilla
Catalina Martin-Chico

A pesar de las inyecciones contraceptivas que les suministraba una enfermera, este era su sexto embarazo. En las anteriores ocasiones, se había visto abocada a abortar. El reglamento de las FARC es claro: "Aceptamos mujeres, pero no embarazos y niños".

"Yorladis no es la única que se quedó embarazada y ha tenido que abortar", incide Martin-Chico. "Sabiendo que al siguiente día tienes que coger los 50 kilos de mochila y andar 8 horas por la selva para cambiar de campamento, hayas o no abortado".

"Otras mujeres han podido llevar el embarazo hasta el final y dar a luz en la selva pero también con la condición extrema de tener que abandonar a los bebés", añade.

Nacidos y renacidos

Con la fotografía de Yorladis y otras del campamento, Martin-Chico ha creado un álbum titulado renacer en su página web. "Es una historia de estos bebés que nacen pero sobre todo es una historia de los padres y de las madres que renacen", precisa. "Cuando entraron en las Farc eran unos niños, tenían 11, 12, 13 años".

Yorladis es una de ellos que con 12 años cortó relación "con la familia por completo, con todo lo que es sociedad, con la gente, con el dinero, la noción de trabajar"...Ahora tienen que volver a pensar en asuntos de la vida corriente, como ir a una tienda a comprar, explica la fotógrafa.

Esos niños de la paz reemplazan las armas, les dan otra vez la relación familiar que no conocían desde que eran niños ellos mismos y volver a aprender a vivir en sociedad
Catalina Martin-Chico

El mismo día que Martin-Chico descubrió su nombre entre los finalistas del World Press Photo, habló con Yorladis. "Es una señal muy fuerte porque perdí el contacto en los últimos dos meses", señala. Su bebé está a punto de cumplir un año y el padre trabaja en una finca cerca del campamento plantando caña.

"Ay dios mío y esa tripa me la van a ver todos", le respondió la exguerrillera, felicitándola por la nominación que Martin-Chico espera que le de el impulso necesario para continuar con una profesión con la que se está volviendo "imposible" llegar a fin de mes.

Lee | Estas son las desgarradoras fotos nominadas al World Press Photo 2019

*Corrección: En una versión anterior de este artículo decía que era la primera mujer nominada al World Press Photo, pero varias mujeres han ganado este reconocimiento en los años anteriores, entre ellas la fotógrafa francesa Françoise Demulder, primera en ganarlo en 1977.