Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Puccini encandila Londres con su "Messa di Gloria"

Puccini encandila Londres con su "Messa di Gloria"
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Cuando escuchas el nombre de Puccini lo primero que piensas es en ópera. Pero su primer gran trabajo fue de música sacra, la audaz y colorida "Messa di Gloria".

Ha sido interpretada recientemente por la Orquesta Sinfónica de Londres y su coro en el centro Barbican de la capital británica, bajo la batuta de Sir Antonio Pappano.

Antes del hechizo de Verdi

La "Messa di Gloria" no es un trabajo maduro pero creo que eso le da su encanto", asegura Pappano. "Es una creación muy temprana, pero sin duda es Puccini".

"Giacomo Puccini venía de una familia de maestros de coro y organistas", continúa Pappano. "Pero en un viaje fue a ver 'Aida' de Verdi y esto cambió su vida. 'Aida' era algo realmente nuevo, con un lenguaje musical más éxotico que atrajo a Puccini".

En 1876 Puccini y su hermano recorrieron más de veinte kilómetros hasta la ciudad de Pisa para ver esta ópera que cambiaría su vida.

Tras la experiencia, el músico decidió seguir los pasos de su héroe Verdi y solo compuso óperas.

Esta pieza de 1880 es la única misa de su repertorio

El gran tenor francés Benjamin Bernheim guarda un vínculo muy especial con este trabajo de juventud.

"Es muy gracioso, porque esta fue una de las primeras obras que he cantado. Todavía era un tenor en ciernes y esta fue mi primera experiencia como solista con público y orquesta. Es como un regreso a mis orígenes. Puedo ver la diferencia vocal entre hace quince años y ahora. Es otro mundo".

En el centro de la misa está el Gloria, un bonito solo de tenor.

Un estilo entre lo sacro y lo operístico

"Diría que es operístico. Pero realmente no lo es. Es un estilo intermedio. Esto se convierte en más operístico. Esta frase... cuando sube....", explica Pappano.

Eso es más operístico, aunque intenta ser litúrgico. Pero por supuesto, en su interior ya es un hombre de teatro".

"Hay mucha alegría dentro. Y la intentamos cantar con todo el deleite posible", asegura Bernheim.

"Por cierto, es una misa de gloria, no un requiem. Estamos ante algo lleno de luz".

"Acaba con una especie de sonrisa en la música. Esperamos que pase algo y acaba. Es magnífico".

Más tarde, Puccini usaría el final de esta misa, el Agnus Dei en el Acto II de su famosa ópera "Manon Lescaut". Bajo el título de "Madrigale", es cantada para entretener a la aburrida heroína.

Puccini later used the end of this mass, the Agnus Dei, in the Act II of his famous opera "Manon Lescaut" where under the title "Madrigale", it is sung to amuse the bored heroine.

"Es como irse flotando. Lo encuentro encantador", comenta Pappano.