Última hora

Última hora

Ucrania: Poroshenko acepta el reto de debatir en el estadio de Kiev con Volodymyr Zelensky

Ucrania: Poroshenko acepta el reto de debatir en el estadio de Kiev con Volodymyr Zelensky
Tamaño de texto Aa Aa

El actual presidente ucraniano, Petro Poroshenko, ha aceptado el reto de debatir con el candidato presidencial Volodymyr Zelensky tras un reto publicado en redes sociales por este último.

En un video parecido a las grandes campañas publicitaria de los atletas, el comediante Zelensky, que no tiene experiencia política, desafió al actual presidente Petro Poroshenko a un debate en el Complejo Deportivo Nacional Olímpico de Kiev, que tiene capacidad para más de 70 mil personas.

De pie con traje y corbata en medio del estadio, el debutante presionó al mandatario para que aceptara su desafío, diciendo: "te doy 24 horas para que te decidas. Piénsalo", con un cronómetro marcando una cuenta atrás en la página de Facebook de su campaña.

Poroshenko respondió en Twitter en un tono más sobrio, añadiendo que las normas electorales, tal y como marca la ley del país, establecen que los debates presidenciales deben tener lugar en la emisora pública de televisión ucraniana. "Pero si es en un estadio, pues adelante, en un estadio", dijo Poroshenko.

Los candidatos también han aceptado hacerse análisis sobre consumo de drogas y alcohol, que deberían realizarse en la sala médica del Estadio Olímpico, la mañana de este viernes.

En miras a la segunda vuelta

Zelensky, que interpreta a un presidente ficticio en la televisión, ocupó los titulares internacionales esta semana cuando lideró con algo más del 30% de los votos la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Se espera que la segunda vuelta se celebre el 21 de abril. Sin embargo, no se espera que ningún candidato obtenga la mayoría.

Quienquiera que gane la votación heredará el conflicto entre las tropas ucranianas y los separatistas prorusos en el este, después de que las protestas callejeras de Maidán en 2014 y el anexo de la península de Crimea a Rusia.

La economía ucraniana también pende de un hilo y el próximo líder decidirá si aplicar las reformas necesarias para mantener al país en un programa de rescate del Fondo Monetario Internacional.