Última hora

Última hora

Un agricultor francés gana al gigante Monsanto por tercera vez

Un agricultor francés gana al gigante Monsanto por tercera vez
Tamaño de texto Aa Aa

Un agricultor francés gana por tercera vez al gigante estadounidense Monsanto ante un tribunal.

Este jueves la corte de apelación de Lyon ha declarado a la empresa filial del grupo alemán Bayer responsable de la intoxicación de Paul François, sufrida en 2004 por la inhalación accidental del herbicida Lasso, posteriormente prohibido en Francia. El granjero alega que el incidente le produjo graves problemas neurológicos.

Una larga batalla judicial

La primera victoria de François fue en 2012 en primera instancia, y tres años después en la corte de apelación, que ha revisado ahora el caso.

El tribunal reprocha a Monsanto no haber advertido en su etiquetado o embalaje los peligros específicos que entreñaba la sustancia en depósitos y toneles.

"Hemos ganado. Bayer-Monsanto acaba de ser condenado por tercera vez", festejaba Paul François.

"La responsabilidad de Monsanto es recordada por la jurisdicción francesa, el tribunal de apelación de Lyon, que ha ofrecido una respuesta muy bien motivada. Ha descartado cada uno de los argumentos esgrimidos por Monsanto de forma metódica", explicaba su abogado François Lafforgue. "La de hoy es una gran victoria para Paul François y para las víctimas de los pesticidas".

Monsanto estudia recurrir otra vez

Monsanto ha asegurado en un comunicado tomar nota de la sentencia y no descarta continuar la batalla legal presentando un recurso de casación. La exposición sufrida, dicen, fue excepcional. En la audiencia del pasado febrero su sabogados acusaron al agricultor de negligencia.

El tribunal no se ha pronunciado sobre la indemnizació n de más de un millón de euros solicitada por François, que será objeto de un proceso distinto ante otro tribunal lionés. Aunque ha sentenciado a la compañía a pagar 50.000 euros para pagar las costas de su abogado.

Monsanto se enfrenta a su vez a a demandas en Estados Unidos por el supuesto carácter cancerígeno de sus herbicidas fabricados con glifosato.