Última hora

Última hora

#EURoadTrip En Ruta a las Europeas - Día 19: efecto de las políticas antiinmigración en Milán

#EURoadTrip En Ruta a las Europeas - Día 19: efecto de las políticas antiinmigración en Milán
Tamaño de texto Aa Aa

Seguimos nuestro viaje por los caminos de Europa que nos lleva hoy a Milán, gran ciudad que a lo largo de los años ha experimentado muchos flujos migratorios, tanto internos como externos.

Y es precisamente de inmigración de lo que hablaremos aquí. Hay un gran debate sobre la inmigración en Italia, y en toda Europa, y escucharemos las opiniones sobre las nuevas leyes aprobadas por el gobierno que dificultan que los solicitantes de asilo reciban protección internacional.

Aparcamos el coche y bajamos al metro de Milán, donde nos encontramos con Merci Oboh, que acaba de terminar su turno en un restaurante de comida rápida.

Mira: [Mapa interactivo] #EURoadTrip - Euronews recorre Europa antes de las Elecciones europeas

Hace tres años dejó Nigeria y vino a Italia desde Libia, una experiencia traumática que lucha por asimilar. Su solicitud de asilo fue rechazada, y ahora corre el riesgo de ser considerada ilegal:"Me siento rechazada. Y me siento muy mal porque en realidad no es algo que esperara. Vine aquí y he hecho muchas cosas. He tratado de olvidarme de mi pasado y seguir adelante. He tratado de vivir al margen de mi pasado, pero me enfrento a muchos desafíos basados ​​en el hecho de que ... en los problemas de los papeles que usted conoce ".

Merci participó en Labor INT, un programa europeo que implica al municipio de Milán y a los sindicatos para ayudar a los refugiados y solicitantes de asilo a encontrar trabajo. Maurizio Bove, responsable de inmigración de la Confederación Italiana Sindical de Trabajadores: "Estos resultados se verán perjudicados por las nuevas normas de Salvini porque, con la derogación de la visa humanitaria, aquellos que están en un camino de integración o que tienen un trabajo / ahora corren el riesgo de perder su permiso de residencia y su trabajo".

Hay 600.000 inmigrantes considerados irregulares en Italia y las ONG advierten que el número podría aumentar debido a las nuevas reglas. Muchos creen que, en cambio, pueden acabar con la inmigración y que la UE abandonó a Italia para que resolviera el problema.

En la calle, opiniones y sentimientos están a flor de piel:

"Digamos que Europa dejó sola a Italia en términos de legislación. Dijeron: tienes el puerto cerca de África y, por lo tanto, el problema es tuyo, aunque en mi opinión deberíamos buscar un sistema de distribución de cargas más justo en toda Europa".

"Una vez que están en el mar, no puedes dejarlos morir. Pero como son una carga para nosotros, espero que al menos estén igualmente compartidos entre todos los países. Por ejemplo, Alemania promete mucho y luego nos lo dejan todo a nosotros".

Especialmente ahora, la acogida en Italia a menudo se deja al voluntariado, como la Casa de la Caridad, que desde 2004 recibe y ayuda a italianos y extranjeros a integrarse en la sociedad. Don Virginio cree que en Italia y en Europa se ha instrumentalizado el debate sobre la inmigración: "El clima que predomina aquí es el de cerrar y construir muros y cortar puentes y diálogo. Pero antes o después tendremos que afrontar el problema. La paradoja será que al decir que no los queremos, vendrán. Necesitamos gestionar el problema”.

Aquí tienen asistencia médica, ducha y un techo bajo el que dormir, los que entran saben que no estarán solos, vengan de donde vengan.

Salimos de Milán y nos vamos a Verona, para contarles otras historias.