Última hora

Última hora

En Notre Dame se apagaron las llamas...y la música

En Notre Dame se apagaron las llamas...y la música
Tamaño de texto Aa Aa

La música es el nuevo refugio de Johann. El organista estaba tocando en la misa de las 6 de la tarde el lunes en Notre Dame, cuando de repente sucedió algo inesperado.

Johann Vexo, organista de Notre Dame: _"A los 10 o 15 minutos de empezar la misa, cuando el sacerdote estaba leyendo el Evangelio, escuchamos una alarma. Todos los presentes nos quedamos sorprendidos porque era la primera vez que oíamos la alarma en la catedral. Era una señal sonora mezclada con mensajes pregrabados en francés e inglés que pedían a la gente que mantuviera la calma, pero que abandonara Notre Dame inmediatamente. Al principio pensé que era una falsa alarma, un error...en ningún momento pensé que estábamos a punto de vivir esa catástrofe."
_

Johann fue una de las personas evacuadas de Notre Dame escapando de la tragedia: "Miré en mi ordenador y vi que había un incendio, así que salí inmediatamente de mi casa y volví a la plaza del Châtelet, desde donde se puede ver la catedral. Entonces eran las 7 y 20 y el techo estaba completamente en llamas."

Eran unas imágenes insoportables para Johann Vexo: _"Notre Dame es un lugar muy importante para mucha gente, con una historia increíble que está íntimamente relacionada con la historia de nuestro país. Es un lugar que reúne las cosas más bellas que hemos hecho en Francia - en términos de arquitectura, escultura, ebanistería, orfebrería... por no hablar de la música, porque en Notre Dame nació lo que llamamos "música occidental", lo que se conoce como "música clásica". Y es un lugar donde he pasado horas, días, noches... así que imagina el desconcierto y el dolor que sentí al ver todo eso en llamas."
_

A Johann solo le queda esta foto del órgano: "Encontré esta foto ayer en Facebook. Es una foto triste y magnífica a la vez. Hay unos montones de escombros en el suelo. En el centro podemos ver el órgano del coro donde toco y podéis ver la partitura que dejé al salir de allí el lunes. Y al final de la iglesia podemos ver el gran órgano y el rosetón de Oriente Medio...ambos parecen intactos".

Como les ocurre a muchos franceses, Johann no ha podido quitarse de la cabeza las imágenes de uno de los monumentos más importantes de su país casi destruido. Por ahora, el organista se consuela con la música mientras espera poder volver a tocar estas majestuosas notas de nuevo en Notre Dame.