Última hora

Última hora

Récord de solicitudes de asilo en Europa procedentes de Venezuela, Colombia y Nicaragua

Récord de solicitudes de asilo en Europa procedentes de Venezuela, Colombia y Nicaragua
Derechos de autor
Reuters / Juan Medina
Tamaño de texto Aa Aa

Nunca antes tantos venezolanos habían solicitado asilo político en Europa: 3.995 sólo en febrero de 2019, 51% más desde enero y tres veces más que el año pasado.

El número de personas que huyen del país latinoamericano y que necesitan protección de los países de la UE ha superado al de los afganos y ahora queda por debajo de los sirios (5.393 solicitudes en febrero de 2019), que siguen ocupando el primer lugar en el ranking europeo. La Oficina Europea de Apoyo al Asilo lo denuncia, señalando que el aumento de los flujos de asilo no sólo concierne a Venezuela, sino también a Colombia y Nicaragua: ambos países centroamericanos han registrado niveles récord. Casi 2.000 solicitudes del país gobernado por Iván Duque (+51% en comparación con enero, cifras inéditas en Europa), más de tres veces el mismo período en 2018; 616 de nicaragüenses (sólo 9 en febrero de 2018). Aumentos sustanciales en comparación con el mes anterior se encuentran también en la lista El Salvador (+31%) y Honduras (+60%).

El número de venezolanos en Europa (pueden entrar en el espacio Schengen sin visado si están en posesión de un pasaporte biométrico) a la espera de una decisión sobre su solicitud sigue creciendo: en la actualidad es de 33.800 unidades. Prácticamente la población de una ciudad mediana, estacionada en un limbo esperando conocer su destino. Pocos son los que reciben una respuesta: menos de 300 en febrero, y la mitad de las preguntas no tuvieron éxito. Lo que se traduce como: de vuelta a Caracas.

En general, el año pasado el número de solicitantes de asilo en la UE disminuyó un 11% en comparación con 2017 (Eurostat). Tres de cada diez solicitudes se presentaron en Alemania (28 %), seguida de Francia (19 %), Grecia (11 %), España (9 %) e Italia (8 %).

En Italia, las nacionalidades que más han solicitado asilo son Pakistán, Nigeria y Bangladesh, en España el estado más representado en las solicitudes es precisamente Venezuela (19 mil de 52 mil).

Como muestra este gráfico, publicado hace unos meses sobre la base de datos proporcionados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), los venezolanos intentan escapar principalmente a los países vecinos de Colombia, Perú y Estados Unidos. En Europa, el destino preferido es obviamente España, principalmente por razones lingüísticas. En total, se estima que en 2017 y 2018 entre dos y tres millones de venezolanos emigraron, al menos oficialmente.

"En términos de escala, se trata de un éxodo comparable al sirio y existe la posibilidad de que las cifras superen a las sirias", dijo Luisa Feline Freier, experta de la Universidad del Pacífico de Perú.

Las cifras de la Unhcr se detienen al 31 de enero de 2019 y dicen: 414 mil solicitantes de asilo venezolanos en el mundo entre 2014 y 2018. En Italia, las solicitudes anuales son alrededor de mil (970 en 2018), pero se estima que casi 50 mil venezolanos han buscado fortuna en Italia. Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística de Italia (Istat) habla de poco más de 7.000 residentes oficiales al 1 de enero de 2018.

Gráfico publicado por Euronews en agosto de 2018.

El testimonio de un venezolano solicitante de asilo en Holanda

"Llegué a Holanda gracias a un familiar", cuenta Rafael Jiménez, estudiante de 24 años a Euronews, "tras conocer el país pedí asilo al sentirme seguro estando allí, los refugios para personas en proceso están en puntos muy alejados del país, trabajar no era posible en esos puntos pero el Gobierno mantiene a los refugiados de una manera u otra a lo largo del proceso con lo justo para recibir una alimentación decente. Para un venezolano o latino adaptarse a estos refugios es muy difícil, compartir habitación o entorno con personas que no hablan ni español ni inglés dificulta aún más la adaptación, sin mencionar la diferencia abismal entre las culturas. A pesar de lo espectacular que es el país, como refugiado nunca deje de sentirme como un intruso".

La solicitud de Rafael fue rechazada por las autoridades holandesas porque, en su opinión, no pudo demostrar que fuera perseguido políticamente por su militancia entre las filas de los partidos de la oposición. "Consideraron que yo no estaba en peligro en Venezuela y que podría haber vivido escondido sin problemas".

Según el estudiante venezolano, el proceso de apelación fue "humillante", ante una defensa oficial "poco interesada en el caso" y la incapacidad de las autoridades para entender la realidad venezolana: "Consideraban que el terror que vivía mi país era algo superfluo e insignificante".

"Tengo amigos colombianos que han recibido asilo pero que nunca se han integrado a la sociedad", concluye Jiménez, "hasta que se fueron prefiriendo ser ilegales en otros países".

Médico venezolano que solicita asilo en España

José Pandares sabía que se trataba de una decisión compleja. Llegaría a España para no poder salir del territorio hasta que su solicitud de asilo fuera aprobada por el Gobierno de España.

Pandares quien se graduó de médico hace un poco más de un año, eligió este país europeo por sus lazos familiares y también porque considera que es posible ejercer su carrera si realizaba todo el papeleo.

"Aquí, homologar mi título es una opción muy viable pues una vez homologado ya podría trabajar acá y poder ejercer mi carrera profesional para seguir creciendo", dice José de 24 años.

Según él, solicitar la protección internacional es "una decisión que se debe tomar con mucha conciencia y certeza".

La solicitud de asilo "se hace solo cuando tu vida corre riesgo debido a razones políticas donde tu seguridad está en juego y debes tomarla para poder salvarte", explica Pandares quién fue víctima de un secuestro "exprés" en su antigua casa en Venezuela.

Su experiencia no ha sido negativa como la de Rafal Jiménez pero confiesa que hay que tener paciencia.

"Somos muchos los que solicitamos esta proteccion y toma su tiempo poder revisar cada uno de los expedientes y por eso debemos entender que tarda. Pero en definitiva ha sido un proceso transparente en todo momento".