Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

"Hombres enmascarados nos golpeaban con porras": Grecia acusada de pegar y devolver a los migrantes

"Hombres enmascarados nos golpeaban con porras": Grecia acusada de pegar y devolver a los migrantes
Derechos de autor
Ihsan Erdogan
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Decenas de solicitantes de asilo turcos han sido expulsados -a veces de manera violenta- de Grecia en las últimas tres semanas, según abogados y familiares.

Los testigos afirman que varios grupos de hombres enmascarados con uniforme militar y otros vestidos de civil, utilizaron la fuerza física contra solicitantes de asilo.

82 personas, incluidos niños que venían de Turquía, han pedido asilo político a Grecia y han sido devueltos desde el 23 de abril.

Al regreso a su país de origen, al menos la mitad de los migrantes han sido detenidos o encarcelados por las autoridades turcas bajo acusaciones de terrorismo.

El Gobierno de Ankara afirma que estos ciudadanos estuvieron vinculados al Movimiento Gulen, al que Ankara culpa del fallido golpe de 2016, o al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha estado involucrado en una lucha armada contra el Estado turco por la independencia.

La Comisión Europea ha instado a Grecia a dar seguimiento a las acusaciones que Euronews ha detallado en este artículo.

Reuters /Alexandros Avramidis
Enfrentamientos en campo de refugiados al norte de Grecia. 6 de abril, 2019Reuters /Alexandros Avramidis

Violentamente echados hacia atrás

"Somos solicitantes de asilo político turcos", explicaba Ayse Erdogan en un vídeo que envió a un miembro de su familia.

"Huímos de la persecución en Turquía y cruzamos el Evros el 4 de mayo, a las 5 de la mañana. Nos escondimos cerca de Nea Vyssa [en la frontera entre Grecia y Turquía] por temor a un retroceso. Instamos a las Naciones Unidas y a las autoridades griegas a que nos protejan".

Ayse, que había cruzado la frontera con sus amigos Kamil y Talip, fue detenido por la policía griega y puesto bajo custodia en una comisaría de la aldea de Nea Cheimonio. Horas más tarde, Ayse formaría parte de un grupo de inmigrantes que supuestamente fueron expulsados violentamente a Turquía por la policía griega.

Nea Cheimonio fue el último lugar donde la familia de Ayse pudo captar la señal de localización de su teléfono.

Reuters /Alexandros Avramidis
Enfrentamientos en campo de refugiados al norte de Grecia. 6 de abril, 2019Reuters /Alexandros Avramidis

El mismo día, acompañado por un abogado, el hermano gemelo de Ayse, Ihsan Erdogan, que es un solicitante de asilo registrado en Grecia, fue a la comisaría de policía de Nea Cheimonio, basándose en la última información sobre su ubicación. Le dijeron que su hermana y sus amigos nunca habían estado allí.

El 5 de mayo, Ihsan recibió una llamada telefónica de un miembro de su familia diciendo que su hermana había sido encarcelada por un tribunal en la provincia noroccidental de Edirne, al otro lado de la frontera con Turquía.

La pariente había hablado con Ayse, quien dijo que su grupo turco, junto con varios sirios, había sido entregado a un grupo de hombres enmascarados poco después de salir de la comisaría de Nea Cheimonio. La policía griega, según ella, confiscó sus pertenencias, incluido su teléfono.

Ihsan lamenta que su hermana haya sido enviada de vuelta justo antes de que él llegara a Nea Cheimonio. "Insto a las autoridades griegas a no enviar a otros como mi hermana de vuelta a la cárcel", dijo a Euronews.

"Los hombres enmascarados nos golpeaban con porras"

Recién graduado como profesor de matemáticas, Ayse había pasado 28 meses en prisión por su supuesta afiliación al Movimiento Gulen, una organización prohibida por las autoridades turcas.

Cientos de personas fueron arrestadas tras el fallido golpe de estado de 2016 y acusadas de tener vínculos con el circulo musulmán Fethullah Gulen, con sede en Estados Unidos.

Ayse no fue el único solicitante de asilo político que supuestamente fue devuelto a Turquía, una violación del derecho internacional de asilo.

El 26 de abril de este año, en Soufli, un pueblo fronterizo cerca del río Evros, un grupo de 11 personas -incluidos tres niños, una mujer embarazada y un hombre discapacitado- fue devuelto por hombres enmascarados después de haber sido golpeados violentamente, según un periodista del grupo.

"Los hombres enmascarados nos golpean con porras", dijo Tugba Ozkan, de 28 años y embarazada. "Estamos en una situación muy grave. Tenemos miedo de que nos echen atrás de nuevo. Necesitamos ayuda".

Reuters / Alexandros Avramidis
Enfrentamientos en campo de refugiados al norte de Grecia. 6 de abril, 2019Reuters / Alexandros Avramidis

"Me había olvidado de mi embarazo", agregó. "Intenté detener a la policía griega avanzando, pero ellos también me empujaron. Fue increíble e inolvidable ver a mi marido golpeado delante de mis ojos".

Atenas prefiere mantenerse en silencio

Según el relato del grupo, la policía cooperó con un grupo de hombres enmascarados que los obligaron a regresar a Turquía. El grupo golpeado logró volver a cruzar la frontera al día siguiente, solo para ser detenido oficialmente y encontrarse cara a cara con un agente de policía que los había empujado de vuelta a Soufli. Fueron liberados bajo la protección de un oficial de la Agencia de la ONU para los Refugiado (ACNUR) el 30 de abril.

Las ONG griegas publicaron informes, el año pasado, con testimonios de personas de diversas nacionalidades que supuestamente fueron enviadas de vuelta a Turquía a través de Evros después de haber sido golpeadas por hombres enmascarados.

La agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) y el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa instaron a las autoridades griegas a que investigaran esas denuncias.

Sin embargo, las denuncias de violentas operaciones de expulsión en el río Evros nunca han cesado y ninguna ha sido reconocida oficialmente por Atenas.

La policía griega se negó a hacer comentarios tras las peticiones de Euronews sobre las últimas acusaciones de "push back".

Un portavoz de la Comisión Europea, ha hablado con Euronews y dijo que eran conscientes de las recientes reivindicaciones de "push back".

"La Comisión espera que las autoridades griegas hagan un seguimiento de las acusaciones concretas y sigan de cerca la situación", declaró.