Última hora

Última hora

Ecos de un naufragio en la Bienal de Venecia

Ecos de un naufragio en la Bienal de Venecia
Tamaño de texto Aa Aa

La Bienal de Arte de Venecia 2019 ha abierto sus puertas al público este sábado.

El León de Oro al mejor pabellón ha sido para Lituania por la instalación "Sol y Mar", una playa artificial dentro del edificio histórico del Arsenal.

La exposición central se extiende por los antiguos astilleros venecianos y en los Giardini. Una de las instalaciones más estremecedoras es quizá "Barca nostra", un barco procedente de Libia que se hundió en 2015, con más de 700 inmigrantes y refugiados a bordo. El proyecto del artista suizo Cristoph Büchel vuelve a dar eco a este drama, unos de los peores naufragios del siglo XXI.

"Creo que es algo positivo que el barco esté aquí, pues debe considerarse como un recordatorio de nuestro presente. No es algo que ya no existe, algo que se puede ignorar sino algo que puede volver a suceder y que por desgracia ocurre casi todos los días en el Mediterráneo", se lamenta Carlotta Sami, portavoz regional, del ACNUR en el Sur de Europa.

Mención especial para la mexicana Teresa Margolles que ha llevado a la ciudad de los canales un gran muro de hormigón con concertinas para cuestionar al público sobre las divisiones y la violencia que existe en el mundo.

El Pabellón israelí toma la apariencia de un ambulatorio en el que el visitante puede comprobar con desesperación que aún quedan 200 números por delante en la sala de espera...

La Bienal de Venecia puede visitarse hasta el 24 de noviembre.