Última hora

La extrema derecha avanza de nuevo en Flandes

La extrema derecha avanza de nuevo en Flandes
Derechos de autor
REUTERS/Francois Lenoir
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los partidos ultranacionalistas y de extrema derecha se han impuesto en la región belga de Flandes.

Euronews ha visitado el Vlaams Radikal, un bar donde se reúnen los seguidores del Vlaams Belang. Se encuentra en Roeasalre, una ciudad de 60.000 habitantes donde el partido de extrema derecha se hizo con casi el 24% de los votos.

Aqui se habla a menudo de inmigración y de islam. “El islam es un peligro para el país, para toda Europa. Tenemos que luchar contra esto. Pero tenemos que hacerlo de manera democrática, no sé cómo se llama a eso, luchar democráticamente contra algo, sin utilizar armas o violencia", explica Filip Deforche, un militante.

En la región flamenca de Flandes, el Vlams Velang se ha convertido en la segunda fuerza más votada, con el 18% de las papeletas. Y junto a los ultranacionalistas de la N-VA suman el 40% de los votos.

Rechazan muchas de las etiquetas que se les atribuyen: “No soy nazi, no soy fascista, no soy ninguna de estas cosas que nos llaman. De hecho, lo que hacemos es poner a nuestra gente por delante", afirma el concejal del Vlaams Velang Wouter Vermeersch.

En su programa destaca la exigencia de un control mucho más estricto de la inmigración. "Nuestra región se está diversificando a un ritmo demasiado rápido para nosotros y para mucha gente", añade Vermeersch. "La gente siente que sus ciudades están cambiando demasiado rápido".

La criminalidad ha descendido a lo largo de los últimos años, pese a lo cual la inseguridad sigue atrayendo votantes. A la pregunta de qué tipo de futuro esperan para Bélgica, un militante responde: "Yo más bien veo un futuro para Flandes. No veo un futuro para Bélgica como país. Me gustaría que Flandes se convirtiera en un país. Para poder ser un flamenco que trabaja en un lugar seguro donde es posible salir a beber algo sin tener que mirar hacia atrás."

Flandes es la región del norte de Bélgica donde se habla neerlandés y donde vive el 68% de la población. En términos de economía, se trata de una región fuerte. Aqui la productividad es un 13% más elevada que en el sur francófono.

Y este es un argumento que manejan sin complejos a la hora de reclamar la independencia. "Si usted está casado y su única función es pagar las facturas, y además su cónyuge ya no quiere cooperar de ninguna manera, entonces tal vez es mejor divorciarse", concluye Vermeersch.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.