Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Episodios de violencia, peleas y agresiones en las piscinas alemanas

Episodios de violencia, peleas y agresiones en las piscinas alemanas
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Aumenta el calor, sube la temperatura y también el ánimo... y se pierden los nervios. Pasar una jornada en una piscina en Alemania va camino de convertirse en un deporte de alto riesgo. Algunos dan rienda suelta a la violencia y lo que iba a ser un día de fiesta, termina por convertirse en un 'infierno'.

"Cuando vienen unas 4 000 personas por día, me alegro de que la jornada termine y no haya ocurrido nada malo", afirma Nicolaj Simanko, supervisor de las piscinas del complejo Lehrpark Bath de Colonia).

El ambiente en algunas piscinas alemanas, que se encuentran al aire libre, es cada vez más agresivo. Casi a diario se producen enfrentamientos entre los visitantes y, a veces, también, agresiones a los vigilantes.

"Se empieza por usar un lenguaje inadecuado y se sigue con amenazas de agresiones. Este último caso no es frecuente, pero tampoco resulta inusual", señala Marc Riemann, director de la Asociación de piscinas de Colonia.

Cada vez más piscinas al aire libre, en Alemania, cuentan con personal privado de seguridad. Si se produce una pelea, el personal interviene. Muchos bañistas piensan que es una buena medida.

"A veces hay personas que se pasan de la raya, así que es bueno que alguien vigile a esas personas", declara una bañista.

"Aquí venden cerveza, y el alcohol altera el ánimo de la gente. Considero que es bueno que el personal de seguridad esté presente en el lugar", concluye otra bañista.

La Asociación Federal de piscinas de Alemania ha dado la voz de alarma. Hoy día, la predisposición a la violencia va en aumento. Prueba de ello son las peleas y las agresiones registradas recientemente en Düsseldorf y Essen. Se mantiene la esperanza de que, a medida que las temperaturas bajan, de forma gradual, también lo hagan los exaltados ánimos de la gente.