Última hora

La educación sexual perpetúa el tabú del placer femenino en Europa

La educación sexual perpetúa el tabú del placer femenino en Europa
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Hoy, en el Día Mundial de la Población, la salud reproductiva centra el debate público. Los derechos reproductivos en Europa han avanzado notablemente en las últimas décadas en algunos de sus aspectos clave, principalmente en la planificación familiar de parejas e individuos, la facilidad de acceso a métodos anticonceptivos y la libertad reproductiva, sin coerción, ni violencia.

Sin embargo, la información sobre sexo y salud reproductiva tiene mucho camino por recorrer. En gran parte de Europa, la educación sexual todavía no es una materia presente de manera obligatoria en los planes de estudios de los colegios públicos.

En muchas ocasiones, existe una gran presión de grupos religiosos o conservadores para evitar su implementación. Dinamarca, Bélgica, Grecia o Finlandia son algunos de los estados europeos que están obligados a impartir esta asignatura.

En otros países, su elección es optativa o está incorporada dentro del temario de otras asignaturas, como educación para la vida familiar, biología o estudios humanos. Este es el caso de Bulgaria, donde impartir educación sexual no es obligatorio pero, sin embargo, afrontan una de las tasas de embarazo de jóvenes de entre 15 y 19 años más altas de toda Europa.

La ausencia del placer

Sin embargo, el placer sexual es uno de los grandes ausentes en los temarios de educación sexual. En los 21 países analizados por el último estudio de la Federación Internacional de la Planificación Familiar (IPPF) ninguno de ellos se incluía como una parte sustancial del temario. Por el contrario, el placer se explicaba de forma breve o en países como en Austria, Bosnia, Bulgaria, la República Checa, Macedonia del Norte o Letonia, ni si quiera se mencionaba.

Los temas más recurrentes en el temario de estas asignaturas son el embarazo y el parto, los métodos anticonceptivos, el VIH, aspectos biológicos y la conciencia sobre el propio cuerpo.

El problema de la educación sexual es que se enfoca en prevención negativa y no resaltamos aquello positivo del sexo, como las relaciones saludables”, explica Raquel Graña sexóloga y youtuber española. “Cuánto más hablamos comportamientos negativos, más aparecen”, añade.

Según expertas como Graña, omitir el placer en las relaciones sexuales en la educación repercute principalmente en las mujeres. “El modelo normativo establecido por el patriarcado es el coitocentrista, que impone que se debe llegar al orgasmo a través de la penetración y, si no se consigue, es que algo está mal”, afirma la sexóloga.

Según un estudio sobre la frecuencia de orgasmos publicado en Archives of Sexual Behaviour, las mujeres heterosexuales solo llegan al clímax un 65% de las veces que mantienen relaciones sexuales.

Sin embargo, los hombres heterosexuales alcanzan el orgasmo en el 95% de los casos. La posible causa, según apuntan sexólogos como Raquel Graña, podría ser el “coitocentrismo”, la identificación de las relaciones sexuales con la penetración, relegando el otro tipo de prácticas sexuales a “preliminares” o complementarias.

En sus visitas a colegios, Graña afirma que ha conocido a muchos jóvenes que ni si quiera sabían el nombre de los genitales femeninos o que confundían conceptos como el de vagina, vulva y clítoris. La masturbación femenina, otra gran desconocida y ausente en la educación sexual europea.

“Estas adolescentes terminan siendo adultas, que tienen relaciones sexuales ‘reglamentarias’ y no van a explorarse o tocarse porque piensan que su cuerpo está roto”, explica Graña.

Por otra parte, la falta de educación sexual en los colegios y, en ciertos casos, la ausencia total de temas como el placer sexual, podría derivar en la búsqueda de otras fuentes de información, como Internet o la pornografía.

El 70% de los jóvenes afirma haber visto vídeos pornográficos en Internet y los adolescentes (hombres) comienzan a consumirlo de manera generalizada a partir de los 14 años. "Una vez pedí a niños de sexto de primaria (once años) que dibujasen el concepto de sexualidad. Uno de ellos dibujó un coito y una felación. Me dijo que lo había visto en Internet", explica Raquel Graña.

Otro de los peligros del uso del porno como fuente de "educación sexual" es la normalización de ciertos comportamientos violentos o a agresivos hacia las mujeres y su incorporación en las relaciones sexuales. Raquel Graña, como otros expertos, intentan enseñar los valores positivos de ver pornografía pero también la ponen en cuestión.

"Les llevo a la marioneta 'Lola', la vulva, a clase y les muestro como estimular a una mujer, aunque no les digo que haya una regla de oro, todas las mujeres son distintas", explica

Aunque la educación sexual avanza y Graña afirma que cada año observa más cambios en los colegios, la falta de unificación de un plan de estudios a nivel nacional impide que todos los niños españoles reciban la misma información. "Este año he visto a profesoras que sí explican en clase lo que es el clítoris, pero depende totalmente de cada profesor", concluye.

Los derechos reproductivos en el Día Mundial de la Población

El 11 de julio se celebra el Día Mundial de la Población, instaurado por la Organización de las Naciones Unidos (ONU) en 1989 para centrar la atención en la urgencia e importancia de las cuestiones relativas a la población.

Esta jornada surgió del “Día de los cinco mil millones”, el 11 de julio de 1987, año en el que se alcanzó una población mundial de 5 mil millones de habitantes, precisamente en el mes de julio.

Este año se recuerdan los asuntos debatidos en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, en la que 179 países que reconocieron que la igualdad de género, la salud y los derechos reproductivos son esenciales para avanzar en el desarrollo de las sociedades.

El origen del concepto de derechos reproductivos, reconocidos por la ONU y la Organización Mundial de la Salud (OMS) apareció en la Conferencia de Teherán de 1968 y posteriormente incluyó la planificación familiar y la salud reproductiva dentro de su definición.

Estos garantizan a todas las parejas e individuos el derecho a decidir libre y responsablemente el número, cantidad y espaciado de sus hijos, es decir, garantizar el acceso a métodos anticonceptivos y la información necesaria sobre salud sexual.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.