Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Diputados conservadores franceses tachan de "gurú apocalíptica" o "profeta" a Greta Thunberg

Protesta "viernes por el futuro" el 19 de julio en Berlín
Protesta "viernes por el futuro" el 19 de julio en Berlín -
Derechos de autor
Reuters
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

"Gurú apocalíptica" y "profeta en pantalones cortos". Así han calificado dos diputados conservadores franceses a la joven sueca Greta Thunberg, invitada este martes a la Asamblea Nacional para hablar sobre cambio climático.

Se da la circunstancia de que la visita de Thunberg se produce en medio de la segunda ola de calor que azota Francia en menos de un mes y con la amenaza de una grave sequía en el país.

El diputado de Los Republicanos (y candidato a la presidencia del partido) Guillaume Larrivé ha llamado a boicotear la sesión. "Para luchar de forma inteligente contra el calentamiento climático no necesitamos gurús apocalípticos sino progreso científico y valentía política" ha dicho.

También diputado de los Republicanos, Julien Aubert comentaba que "respeta la libertad de pensamiento" pero "no cuenten conmigo para aplaudir a una profeta en pantalones cortos" a la que ha calificado de "Premio Nobel del miedo". Terminaba diciendo "el planeta, sí, el negocio verde, no".

El mismo día los diputados votarán el polémico tratado Ceta de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá, muy criticado entre otras cosas por sus efectos en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde la extrema derecha del partido Agrupación Nacional de Marine Le Pen, su portavoz Laurent Jacobelli criticó el lunes en la RFI a los diputados que reciben a Greta Thunberg "como si tuvieran lecciones que aprender de esta niña del diluvio que nos augura el fin del mundo a los 16 años".

Lee más | Greta Thunberg, la joven activista sueca que divide a la Asamblea Nacional de Francia

"Que no voten por Ceta, habrán hecho más por el planeta en diez minutos que esta niña durante años de lucha", añadió.

Greta Thunberg ha sido invitada por los 162 miembros del colectivo climático de la Asamblea bautizado "Aceleremos" a una reunión abierta a otros diputados. La joven también asistirá a la sesión de preguntas y respuestas al gobierno desde la galería de honor.

Lee: alerta en Francia ante una nueva ola de calor

Las duras palabras de estos diputados con la joven han convertido a Greta Thunberg en uno de los temas más comentados del día en las redes sociales de Francia.

Otros parlamentarios han salido en defensa de la joven criticando la actitud de los conservadores.

El calentamiento global y el medio ambiente se están convirtiendo cada vez más en motivo de disputa política, como muestra la iniciativa de la campaña de Trump de vender pajitas de plástico con el lema "funcinan mejor que las pajitas de papel de los liberales".

Premio de la Libertad 2019, entregado por veteranos del Desembarco de Normandía

Greta Thunberg, que siempre que puede viaja en tren para reducir las emisiones de gases contaminantes ya se encuentra en el país donce ha recibido, bajo un sol de plomo, el premio de la Libertad en Normandía, concedido por veteranos del Desembarco de 1944.

El premio le fue entregado ante cientos de personas en la Abadía de las Damas, en presencia de Léon Gautier, veterano del comando Kieffer, y Charles Norman Shay, veterano estadounidense del Desembarco, ambos patrocinadores del Premio de la Libertad.

"Como soldado, luché por la libertad y por liberar a Europa y al mundo del nazismo hace 75 años. Pero no tiene sentido si nuestra madre Naturaleza está profundamente herida y nuestra civilización se derrumba debido a comportamientos humanos inapropiados", dijo Shay, diciendo que estaba "muy contento" de que "la generación más joven esté luchando por esta noble causa".

En su discurso, Greta Thunberg dijo que pasó un sábado al día "que nunca olvidará" en Omaha Beach junto a Charles Norman Shay.

"Lo mínimo que podemos hacer para honrarlos es dejar de destruir el mismo planeta por el que Charles, León y sus amigos lucharon para salvarnos", dijo.

"Siete millones de personas mueren de enfermedades relacionadas con la contaminación del aire cada año. Hay una guerra silenciosa", añadió. "El vínculo entre la emergencia ecológica y climática y la migración masiva, el hambre y la guerra todavía no está claro para muchas personas. Esto debe cambiar", argumentó.

"El hecho de que (el cambio climático) creará enormes conflictos y sufrimientos ocultos no es un secreto", dijo la adolescente que ha inspirado las "huelgas climáticas" de estudiantes por toda Europa.

"En dos generaciones, hemos logrado crear una tensión para toda la humanidad que es una tensión vital, una cuestión de supervivencia", comentó el presidente del jurado, Yacine Ait Kaci. "Greta es parte de una naturaleza que se defiende, Greta es el símbolo de una humanidad que se defiende de un sistema que se ha vuelto loco."

¿Greta Thunberg, revolucionaria o producto del márketing verde?

Con el éxito han llegado las críticas. Desde que se ha convertido en un icono de la lucha contra el cambio climático a Greta Thunberg le han llovido las críticas. Algunas voces señalan sus lazos con empresarios del sector verde como Ingmar Rentzhog, que según la diputada ecologista francesa Isabelle Attard, y la investigación de un periódico sueco, han utilizado la imagen de Greta para captar fondos destinados a una 'startup' sobre cambio climático.

Otros señalan que ha sido instrumentalizada por el activista Bo Thorén, su mentor en el activismo. Y otros, en cambio, critican el simplismo y la candidez de su mensaje y su lucha que, en su opinión juegan en contra del mensaje de los científicos y la complejidad del desafío del cambio climático.

Ahora también le llueven las críticas teñidas de insultos de los climatoescépticos.

Ella se ha defendido en un largo mensaje en Facebook. Asegura que no le sorprenden los ataques y explica que su única motivación es su propia convicción de la gravedad de la "emergencia climática".