Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Mati, el pueblo griego que sueña con resurgir de las cenizas

Mati, el pueblo griego que sueña con resurgir de las cenizas
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El trágico incendio en la región griega de Ática oriental el 23 de julio de 2018 cambió radicalmente la zona. Además de las miles de hectáreas de bosque convertidas en cenizas, el incendio afectó también al microclima. Desde entonces, la temperatura ha subido y los vientos se han hecho más fuertes, lo que ha creado muchos problemas para los residentes y la fauna.

"No queda nada del entorno natural, solo algunos árboles, aunque los frutales y los arbustos están creciendo de nuevo. Sin embargo, los árboles más grandes, que eran la característica principal de la región, han desaparecido", dice Maria Mila, residente y agrónoma.

El fuego sobreexpuso algunos problemas para la salud como el amianto, que existe entre las ruinas de algunas casas. Los vecinos del pueblo de Mati siguen luchando un año después para cerrar esta herida.

"Había muchas casas con amianto en la zona, casas construidas legalmente con su pertinente permiso forestal. Varias compañías privadas empezaron a trabajar en ello y a quitar el amianto, pero su actividad se paró de repente. Después se volvió a firmar un nuevo contrato pero por el momento no hemos visto que hayan hecho nada", cuenta Petros Fragkos, residente en la zona.

Para los pocos habitantes permanentes que quedan, el día a día es una batalla continua.

"La región entera ha quedado dañada. También nuestras almas están dolidas. Estamos intentando curarnos, algunos más y otros menos, sobre todo aquellos que perdieron a su familia. Para ellos, no hay palabras de consuelo", expresa la agrónoma Maria Mila.

Un lugar fantasma

La región ya no es el paraíso vacacional que solía ser. El recuerdo de las llamas sigue muy vivo. Tanto para los locales como para los visitantes, que este año escasean. Es fácil encontrar restos de muerte y destrucción de ese fatídico 23 de julio.

"Lo que un día fue un centro turístico, ahora se ha convertido en una ciudad fantasma. Los pocos residentes permanentes temen que su región no vuelva a ser la misma", Fay Doulgkeri, Mati, euronews', informa la reportera de Euronews Fay Doulgkeri.