Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El Open Arms sigue a la espera de una respuesta de Europa mientras el calor empieza a hacer mella

El Open Arms sigue a la espera de una respuesta de Europa mientras el calor empieza a hacer mella
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los 121 inmigrantes a bordo del barco de rescate Open Arms siguen en el mediterráneo desde que fueron rescatados el jueves en la costa de Libia. La ONG ha pedido varias veces atracar en un puerto seguro, solicitudes que tanto Malta como Italia han rechazado. Algunas de las personas que viajan en el barco muestran señales de haber sufrido violencia en Libia.

"Nos tratan como animales, como animales. Te patean todos los días. Te patean todos los días para robarte dinero", explica Daniel, un inmigrante eritreo de 17 años. "Libia es el lugar más peligroso para un hombre. Si me llevasen de vuelta allí, estaría muerto", lamenta.

Tanto la Comunidad Valenciana como Cataluña han ofrecido sus puertos, sin embargo, el Gobierno español y la ONG mantienen que son Italia y Malta los países que deben respetar la ley y permitir la entrada de la embarcación.

Leer | Italia y Malta mantienen sus puertos cerrados a los migrantes que esperan en el Mediterráneo

Mientras tanto, el estado de salud de algunas de las personas a bordo empeora por el calor y la humedad. "Las altas temperaturas y la humedad están provocando casos de deshidratación, algunos desmayos, y casos de ansiedad también", cuenta Iñas Urrusolo, médico en la embarcación Open Arms.

El barco está actualmente en aguas internacionales, cerca de la isla italiana de Lampedusa. Es una de las embarcaciones de rescate que navega en el Mediterráneo junto al Ocean Viking y al Alan Kurdi. Esta última logró desembarcar el lunes con 40 personas en el puerto de Malta tras la mediación de Alemania y la voluntad de otros países europeos de hacerse cargo de los migrantes rescatados.