Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

¿La selva amazónica es realmente el “pulmón del planeta”?

¿La selva amazónica es realmente el “pulmón del planeta”?
Derechos de autor
REUTERS/Nacho Doce
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La difícil situación de la Amazonia ha recibido una atención generalizada durante las últimas semanas, cuando surgieron informes de que Brasil -que alberga alrededor del 60 por ciento de los bosques tropicales más grandes del mundo- ha experimentado un aumento significativo en el número de incendios forestales este año.

En medio de esta cobertura, muchos medios de comunicación, organizaciones benéficas, celebridades e incluso líderes mundiales, como el presidente francés Emmanuel Macron, repitieron la afirmación de que la Amazonia produce el 20 por ciento del suministro mundial de oxígeno.

La implicación aquí es que la destrucción de la selva tropical representa una amenaza para este suministro de oxígeno.

¿Pero es esto cierto? Los expertos dicen que la cifra real es realmente menor, y, además, esta forma de pensar es engañosa dada la verdadera naturaleza del efecto de la Amazonia en los niveles globales de oxígeno.

“Decir que la Amazonia produce el 20 por ciento de nuestro oxígeno es un poco exagerado, es más bien entre un 10 a 12 por ciento porque la fotosíntesis generada en los océanos aporta igualmente a la producción de oxigeno del planeta”, explicó a Euronews Philippe Ciais investigador en el Laboratorio de Ciencias Climáticas y Ambientales.

La Amazonia consume casi todo el oxígeno que produce

La Amazonia no es una gran fuente de oxigeno ya que los arboles consumen la mayor parte del oxígeno que producen a través de la fotosíntesis.

En ella las plantas capturan y almacenan la energía solar, utilizándola para convertir el dióxido de carbono del aire en moléculas de azúcar, que utilizan para la alimentación, produciendo oxigeno como producto final.

El efecto neto de la selva amazónica sobre la cantidad de oxígeno en la atmósfera global es "virtualmente nulo", ya que la fotosíntesis a producir; la nueva materia vegetal es, casi, equilibrada por microbios que descomponen el material vegetal muerto, aseguró Vincent Dubreuil profesor de geografía de la Universidad de Rennes.

“Los ecosistemas actuales contribuyen muy poco al oxígeno en la atmósfera. La mayor parte de este oxígeno proviene de materias orgánicas enterradas en nuestro suelo durante miles de millones de años”, explicó Neal Blair, profesor de ingeniería medioambiental de la Universidad de Northwestern (Estados Unidos).

Apoyándose en este estudio de 1998 de la revista Science, estima que la selva amazónica produce “alrededor del 6%” del oxígeno del planeta.

El investigador francés Philippe Ciais coincide: “La cifra de 20% es exagerada: la fotosíntesis global de las plantas terrestres emite oxígeno en la atmósfera pero la Amazonia es responsable por solo el 10% de esta emisión anual. Además, la fotosíntesis marina emite también oxígeno. Así que en total, la Amazonia debe emitir alrededor de 5-6% del oxígeno atmosférico”.

Sin embargo, la Amazonia es de crucial importancia para la biodiversidad y la regulación del clima en el continente americano.

¿Quiénes son los verdaderos responsables de la mayor producción de oxigeno de la tierra?

Expertos aseguran que la mayor producción de oxígeno proviene de los océanos, precisamente de microorganismos vegetales denominados Fitoplancton.

La fotosíntesis en nuestro planeta es proporcionada en un 50 por ciento por los océanos y por organismos unicelulares, en particular las diatomeas y los cocolitóforos.

Las diatomeas son el secreto del oxígeno de la tierra. Estos organismos utilizan la clorofila para recoger la energía del sol y transformarla, a través de la fotosíntesis, en materia orgánica y oxígeno.

Su población se duplica cada día y comienzan el proceso de fotosíntesis. Al producirse estos organismos emiten una luz que incluso se puede ver desde el espacio.

Reuters / NASA
A true-color image of a large phytoplankton bloom in the Norwegian Sea, off of Iceland is seen in this handout image Picture taken July 6, 2013Reuters / NASA

Además, son unas de las mayores fuentes globales de fijación del carbono atmosférico. Expertos estiman que la actividad fotosintética de las diatomeas produce entre un 20 y un 40 por ciento del oxígeno de la tierra.

Es por esto que tanto las diatomeas como los cocolitóforos juegan un papel importante en el cambio climático.

Las emisiones de CO2 son la verdadera amenaza de la deforestación en la Amazonia

Los expertos acuerdan que la producción de oxigeno que genera el Amazonia no debe ser el debate principal sobre los múltiples incendios que vive la Amazonia. Si no más bien el peligro y la catástrofe ecológica que conlleva el aumento de dióxido de carbono en la atmosfera causada por la deforestación.

“La selva tropical contribuye a absorber alrededor del 15 por ciento del dióxido de carbono en la atmósfera. Esto es realmente fundamental porque si no existiera, este dióxido de carbono permanecería en la atmósfera y el cambio climático sería más rápido”, indicó Jérôme Chave investigador en el Laboratorio de evolución de la diversidad biológica de Toulouse.

Los bosques tropicales son tan importantes como los océanos porque pueden contribuir muy rápidamente a la aplicación de estrategias de reducción de emisiones. El problema no está sólo en la Amazonía, es global y el cambio climático afecta a todos los ecosistemas y pocos de estos se degradan tan rápidamente como está ocurriendo en el bosque tropical.

Philippe Ciais estima que por el momento la Amazonia absorbe entre 500 millones y 1.000 millones de toneladas de carbono por año en las zonas intactas. Llevada a la cantidad de CO2 presente en la atmósfera (800.000 millones de toneladas), la cifra brindada por Macron es demasiado elevada.

Sin embargo, coincide con la parte que representa la Amazonia en la absorción mundial de CO2 a través de la vegetación y de los suelos -los océanos también absorben una gran parte también- : los científicos del LSCE estiman en efecto que la selva amazónica representa de 10% a 20% de estas absorciones.

“La expresión ‘14% de absorción del CO2 mundial’ quizá no sea un lenguaje científico ultra preciso, pero sí demuestra el peso de la Amazonia en la absorción de CO2”, estimó M. Ciais en declaraciones al equipo de verificación de la AFP.

Para dar cuenta de la importancia de la Amazonia en el tratamiento de CO2 presente en la atmósfera, se podría comparar la cantidad de CO2 absorbido por la Amazonia con el CO2 emitido por las energías fósiles. En este caso, la Amazonia absorbe 5% de las emisiones de CO2 fósiles, lo que por ejemplo equivale a “la mitad de las emisiones de Europa”, estimó Ciais.

“Si la Amazonia fuera deforestada, no solo estos sumideros de carbono se perderían, sino que se transformaría en una fuente de CO2 para la atmósfera”, agregó.