Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Los países de la UE siguen subvencionando al sector de las energías fósiles, según un estudio

Archivo, un hombre echa gasolina durante la huelga de este verano en Portugal
Archivo, un hombre echa gasolina durante la huelga de este verano en Portugal -
Derechos de autor
Rafael Marchante, Reuters
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los Estados miembros de la UE han anunciado que quieren limitar los recortes de impuestos y la inversión en las industrias de combustibles fósiles para 2020, sin embargo, todavía inyectan miles de millones de euros a estas industrias, según un nuevo estudio.

Para llegar a esta conclusión, expertos de varias ONG europeas dedicadas al cambio climático han examinado con lupa los borradores de los planes energéticos y climáticos de los Estados miembros de la UE.

Se supone que los proyectos deben informar a la Comisión Europea sobre las subvenciones a los combustibles fósiles (definidas como financiación, regulación de precios, desgravación fiscal o inversión en combustibles como el carbón, el petróleo o el gas natural).

La quema de estos combustibles ha aumentado los gases de efecto invernadero en la atmósfera provocando el cambio climático, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Al menos cinco países de la UE están buscando introducir nuevos fondos o exenciones fiscales para las industrias de combustibles fósiles, según el nuevo estudio de la Red de Acción por el Clima de Europa (Climate Action Network), Amigos de la Tierra de los Países Bajos y el grupo de presión Overseas Development Institute (Instituto de Desarrollo de Ultramar).

Otros seis Estados miembros de la UE afirman en sus proyectos de planes energéticos que no disponen de financiación ni de desgravaciones fiscales para los combustibles fósiles, cuando en realidad, según las ONG, sí las tienen.

Diez países de la UE no incluyeron ninguna información sobre estos recortes de impuestos y flujos de capital.

"Como parte del G20, los gobiernos de la UE se comprometieron a poner fin a los subsidios a los combustibles fósiles en 2009. Diez años después, mientras el mundo se encuentra en medio de una crisis climática, los gobiernos de la UE siguen aportando enormes sumas de dinero de los contribuyentes a los combustibles fósiles, la principal causa del cambio climático", dijo la autora principal del estudio Laurie van der Burg, que es investigadora sobre clima y energía de Amigos de la Tierra Países Bajos.

La Comisión Europea denunción el pasado enero que las subvenciones a los combustibles fósiles no habían disminuido y que los gobiernos de la UE aportaban unos 55.000 millones de euros al año en concepto de subvenciones.

Falta de transparencia y nuevas subvenciones

Entre los países que dijeron no dar subsidios a los combustibles fósiles está el Reino Unido que escribió en su proyecto de plan energético que la sección de subsidios energéticos "no se aplicaba" al país.

La Comisión dijo a principios de este año sin embargo, que la media anual de subvenciones fue de unos 11.870 millones de euros en el Reino Unido entre 2014 y 2016.

El borrador del plan energético del Reino Unido también incluía la introducción de nuevas inversiones en combustibles fósiles, incluyendo miles de millones de libras para vehículos pesados de transporte de mercancías y ventajas fiscales para la exploración de petróleo y gas, según Red de Acción por el Clima en Europa, una coalición de 150 organizaciones repartidas por 35 países europeos.

Un portavoz del Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial del Reino Unido dijo a Euronews que no "subvenciona directamente los combustibles fósiles", añadiendo: "sabemos que no hay nada más que hacer y legislar para las cero emisiones ayudará a impulsar nuevas acciones."

El gobierno tiene previsto lanzar planes para frenar a las emisiones de la aviación, la calefacción, el sector de la energía, la agricultura y el transporte en los próximos meses, dijo el portavoz.

Mientras tanto, Francia "afirma que no existen subsidios a los combustibles fósiles en el país, ya que el precio de los combustibles fósiles se ha incrementado través del mpuesto al carbono", dijeron las ONG, pero la Comisión Europea estima que el promedio anual de subsidios a los combustibles fósiles en Francia entre 2014 y 2016 es de 7.510 millones de euros.

En su proyecto de plan energético, Francia explica que algunos sectores, como el transporte de mercancías, han reducido los impuestos para seguir siendo competitivos a escala internacional.

Alemania incluyó medidas para reducir los subsidios a los combustibles fósiles en su plan energético, y aunque son transparentes sobre los flujos de dinero, el país planea introducir incentivos fiscales para financiar el gas fósil hasta 2026, dijeron las ONG.

Polonia no incluye en su borrador una sección sobre subsidios energéticos, pero discute subvenciones a proyectos de gas natural y gas. El gas natural es un combustible fósil, aunque emite menos emisiones que el carbón o el petróleo.

Bloqueando la transición hacia una energía limpia

La Comisión Europea ha criticado que la transición a las energías limpias podría verse "obstaculizada" si los Estados de la UE "continúan proporcionando subvenciones a los combustibles fósiles".

Los países de la UE se comprometieron a eliminar progresivamente estas subvenciones como parte del G20 en 2009 y el Acuerdo de París pidió que los flujos de dinero fueran coherentes con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y un "desarrollo sostenible y respetuoso con el clima.

La hoja de ruta de la Comisión Europea para 2011 hacia una "Europa eficiente en el uso de los recursos" establece el año 2020 como un hito para la eliminación gradual de estas subvenciones.

Algunos Estados miembros han contribuido a aumentar la transparencia sobre el tema, según el nuevo estudio de las ONG, y algunos han proporcionado información significativa sobre las subvenciones.

Italia escribió en su proyecto de plan que de los 30.600 millones de euros en subvenciones a la energía, 16.900 millones se destinan a los combustibles fósiles.

Pero sólo nueve de los 28 Estados miembros de la UE reiteran su compromiso de poner fin a los subsidios a los combustibles fósiles o emprender reformas fiscales más amplias y ecológicas, según el estudio: Austria, Bélgica, Estonia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Rumanía, Eslovenia y España.

Precisamente España es el "mejor de la clase", ya que ha avanzado en todos los aspectos que considera el estudio: su intención de retirar los subsidios a los combustibles fósiles, primeros pasos hacia ello, reforma fiscal "verde", y promete más información sobre las subvenciones en la versión final del documento.

Un estudio realizado en junio de 2019 por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible reveló que reasignar entre el 10% y el 30% de los 334.000 millones de euros gastados en subvenciones a los combustibles fósiles en todo el mundo a proyectos de energías renovables ayudaría a pagar la factura de la transición hacia una energía limpia.

Los Estados miembros de la UE deberán presentar los planes definitivos a la Comisión Europea a finales de año.