Última hora

Diada 2019 | La manifestación de la división interna del secesionismo catalán

Diada 2019 | La manifestación de la división interna del secesionismo catalán
Derechos de autor
REUTERS/Albert Gea
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El lema es siempre la independencia como objetivo, pero la particularidad de la Diada, o fiesta nacional de Cataluña, de este año es que mira más a las divisiones internas entre los diferentes partidos independentistas que al pulso con el Ejecutivo español.

La jornada estará una vez más marcada por las pretensiones independentistas de su actual Gobierno, con una gran manifestación que arrancará oficialmente a las 17:14 horas, en honor al año 1714, cuando Barcelona caía en manos de las tropas borbónicas durante la Guerra de Sucesión.

A pocas semanas de la sentencia final del Tribunal Supremo sobre el juicio del 'procés'. A esto hay que añadir las actuales discrepancias existentes dentro del propio bloque nacionalista. Los llamados Comités de Defensa de la República o CDR acusaban este lunes a Quim Torra de "no haber cumplido sus promesas". Los radicales aseguran que el president "no es bienvenido" a la celebración de la Diada.

Lee | ¿Qué es la Diada de Cataluña?

"Un gran esfuerzo por obviar o negar las divisiones"

El punto cumbre de la manifestación tendrá lugar en la plaza España, en el centro de Barcelona, que los organizadores quieren convertir en una estrella de "unidad estratégica para lograr el objetivo común de la independencia".

"Entendemos la unidad estratégica desde la diversidad", ha precisado la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie. "No hace falta renunciar a ideología y orígenes por un objetivo común".

"Pienso que la Diada 2019 está enfocada en un gran esfuerzo por obviar o negar las divisiones en el medio independentista", explica a Euronews Enric Ucelay-Da Cal, profesor emérito en Historia Contemporánea, Universitat Pompeu Fabra.

"Por tanto, frente a la mayor disponibilidad política de ERC, la Generalitat (tanto Torra como Puigdemont), los sectores digamos 'postconvergentes' y las plataformas civiles (notablemente ANC) pretenden mantener en pie la confrontación con un gobierno central débil, cuando la analogía entre Rajoy y Sánchez resulta cada vez más evidente".

Sin embargo, la lluvia puede quitar protagonismo a los esfuerzos por acercar posturas en el seno del independentismo catalán. El pronóstico meteorológico anuncia precipitaciones intensas, hasta el punto que el acto institucional programado para el martes por la noche tuvo que ser aplazado.

Según varios medios catalanes, la participación ciudadana será menor a la de los últimos años, marcados por una fuerte presión independentista que ha sacudido seriamente a la sociedad catalana y española y que el próximo mes de octubre vivirá uno de sus capítulos más definitivos: la sentencia del 'procés'.

A la espera de la sentencia

El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, durante un momento del juicio.

"Todo se mantiene a la espera la decisión del Tribunal Supremo", indica el profesor Ucelay-Da Cal. Se espera que el anuncio de la sentencia a los políticos catalanes llegue antes de que se acabe el mes de septiembre.

Para la politóloga española Cristina Monge, hay cuatro preguntas clave para esta Diada: "¿Cual será la sentencia ¿Cómo reaccionarán unos y otros a la misma? ¿Hasta qué punto llegará la ruptura de la unidad en el independentismo ? ¿Como se afrontaría una posible repetición de las elecciones generales?"

Monge dice que las respuestas a todos los interrogantes están relacionadas y dibujan escenarios distintos.

"Parece que estamos en el fin del ciclo del proces y el comienzo de otra etapa".

Una celebración cada año más política

Cada 11 de septiembre desde 1886, los catalanes celebran la Diada o fiesta nacional de Cataluña, y desde 2012 aprovechan la celebración para reclamar la independencia.

Pero, desde 2012, la celebración se ha convertido en multitudinarias manifestaciones de catalanes que reclaman la independencia de Cataluña.

Bajo el lema “La Diada del Sí”, la manifestación de 2017 sirvió para tomar el pulso al ambiente pocas semanas antes del referéndum de independencia declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

“Haremos esta Diada la mayor de las movilizaciones”, dijo entonces Jordi Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional de Cataluña y ahora en prisión preventiva. Con el referéndum a menos de un mes, la participación era clave para legitimar el desafío al gobierno de Mariano Rajoy y al Tribunal de la Constitución.

Mientras que la manifestación del año pasado dejó la reivindicación de la independencia en un segundo plano y prefirió aprovechar este año el escenario mediático para pedir la liberación de los políticos catalanes aún encarcelados por organizar el referéndum del 1 de octubre.

El rostro del expresidente catalán Oriol Junqueras, en prisión provisional desde noviembre, fue uno de los carteles que presidieron la manifestación, una marea roja y amarilla que inundó las calles del centro de Barcelona.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.