Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

La herencia negra del ex dictador de Túnez Ben Ali

La herencia negra del ex dictador de Túnez Ben Ali
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Son las imágenes que marcan el fin de la era Ben Ali y el principio de una verdadera revolución popular que el 14 de enero de 2011, con la complicidad de un Ejército remiso, obliga al dirigente, de 74 años, a huir precipitadamente a Arabia Saudí.

Nada hacía presagiar que las últimas horas del presidente estarían marcadas por el hartazgo latente de toda una sociedad contra un régimen que había hecho bandera de la estabilidad y la modernización.

En 1987, un golpe de palacio contra el anciano padre de la independencia, Habib Bourguiba, sentó en la Presidencia de Túnez a Ben Alí, su primer ministro y heredero de facto.

Zine El Abidine Ben Alí reformuló la dictadura vigente con una espuria liberalización democrática y económica que trajo crecimiento y avances educativos y sanitarios.

La liberalización económica y los negocios en común aseguraron al líder tunecino el trato deferente de occidente, que cerró los ojos ante sus violaciones de los Derechos Humanos.

En 1989 fue recompensado en Francia con el premio Louise Michel"Democracia y derechos humanos"

Ese mismo año ganó las presidenciales con el 99,27% de los sufragios.

El presidente propició una apertura de la economía que estimuló la inversión productiva, interna y externa, y la exportaciones. En esa década empezaron a despuntar el turismo ylos servicios.

En 1994 revalidó su mandato con un 99,91% de los apoyos.

Su autocracia ya estaba entonces marcada por la corrupción y la rapacidad de su clan familiar, sobre todo de los Trabelsi, apellido de su segunda esposa.

En 2002, Ben Alimodificó la constitución para poder seguir presentándose a las elecciones, cosa que hizo dos veces más....El único partido que pone en tela de juicio su hegemonía es proscrito sin miramientos.

Pero la relativa paz social, junto con el pluralismo de fachada, y la durísima represión del islamismo radical contribuyeron a la proyección exterior del país como un oasis de estabilidad en la región.

En 2009 Ben Ali vive su última campaña electoral. Es también la última apertura a otros candidatos, pero los resultados que obtiene, rozando el 100% desata acusaciones de fraude. Su mujer pensaba sucederle.

Pero el pueblo, callado durante décadas, decide otra cosa. Cuando poco después de la revuelta llegan las informaciones sobre la agonía del ex presidente, nadie en Túnez expresa compasión por él.