Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Francia debate extender la fecundación in vitro a parejas de lesbianas y mujeres solteras

Francia debate extender la fecundación in vitro a parejas de lesbianas y mujeres solteras
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los diputados franceses comenzarán el martes a examinar un controvertido proyecto de ley de bioética que incluye disposiciones para extender la procreación asistida médicamente -que incluye la fecundación in vitro (FIV)- a las parejas de lesbianas y a las mujeres solteras.

La reforma, una promesa electoral, se retrasó mientras que las protestas antigubernamentales de los "chalecos amarillos" sacudieron al país.

Euronews explica de qué se trata el proyecto de ley y sus implicaciones en el contexto europeo.

¿Qué dice el proyecto de ley?

Según la legislación actual, sólo las mujeres heterosexuales con problemas de fertilidad tienen acceso a técnicas de fertilidad asistida en Francia, incluyendo la donación de esperma y la fertilización in vitro (FIV).

El proyecto de ley examinado hoy prevé fondos públicos para cubrir el costo total de la fecundación in vitro para las lesbianas y las mujeres solteras, al igual que para las parejas heterosexuales. El gobierno anticipa 2.000 solicitudes adicionales de FIV además de los aproximadamente 150.000 intentos de FIV realizados cada año.

Aunque la FIV es la parte más controvertida, el proyecto de ley también permite a las mujeres congelar sus óvulos por razones que no sean médicas para aumentar sus posibilidades de tener hijos.

Sin embargo, los embarazos sustitutos seguirán estando prohibidos, ya que el gobierno considera que el tema de la maternidad subrogada es demasiado incendiario. "Habría planteado la cuestión de la comercialización de los cuerpos de las mujeres", dijo la ministra de Salud, Agnes Buzyn, a principios de este año.

El proyecto de ley también pone fin al anonimato de los donantes de esperma, que tendrán que aceptar que se revele su identidad si sus hijos piden conocer a su padre biológico cuando cumplan 18 años.

Además, la reforma aborda otras cuestiones delicadas de bioética relacionadas con la investigación con células madre y los órganos de donantes.

¿Por qué es tan polémico?

Aunque la reproducción médicamente asistida está ampliamente disponible para todas las mujeres en países como Reino Unido, Bélgica y España, es un asunto controvertido en Francia.

Hace sólo seis años, la legislación del expresidente Francois Hollande que permitía el matrimonio entre homosexuales enfrentó una fuerte oposición en un país donde se pensaba que la influencia de la Iglesia Católica estaba en declive.

Los mismos grupos que se opusieron al matrimonio gay en 2013 volverán a salir a las calles el 6 de octubre para protestar en todo el país contra el proyecto de ley de bioética.

"Vamos a decidir voluntariamente privar completamente a los niños de sus padres", jadeó Alberic Dumont, vicepresidente de La Manif Pour Tous, el grupo que organiza las protestas.

Hablando con RTL Radio, la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, dijo: "El Estado va a mentir a los niños contándoles en los registros de nacimiento: naciste de dos madres. Esta mentira es insostenible".

Su partido Agrupación Nacional ha solicitado un referéndum sobre el proyecto de ley.

Incluso la Academia Francesa de Medicina expresó sus reservas sobre el proyecto de ley el sábado.

"La noción deliberada de un niño privado de su padre representa un importante punto de ruptura antropológica", dijo la Academia, añadiendo que "no está exenta de riesgos" para el desarrollo psicológico del menor.

La ministra de Sanidad, Agnes Buzyn, calificó de "anticuada" la opinión de la Academia y recordó que alrededor de una cuarta parte de los niños franceses viven actualmente en familias monoparentales.

"Todos los estudios muestran que los niños nacidos de parejas homosexuales o criados por mujeres solteras no tienen dificultades particulares", dijo a los periodistas el verano pasado.

Los debates actuales en Francia también reflejan una mayor resistencia a la comercialización de la industria de la fertilidad, en un país visceralmente apegado a su generoso sistema de salud pública.

Dentro del partido de Macron La República en Marcha, algunos diputados han expresado reservas sobre el texto. Se les permitirá un voto libre en lugar de un voto de línea partidista.

Sin embargo, con el partido de centro de Macron al mando de una fuerte mayoría, se espera que el proyecto de ley sea aprobado.

¿Cómo se compara Francia con otros países de la UE en lo que se refiere a los derechos de procreación?

Cuando se trata de derechos de procreación, la legislación de la UE es un "mosaico", en palabras de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE, por sus siglas en inglés).

Cada país tiene su propia legislación médica que rige cuestiones como la FIV, la congelación de óvulos y los embarazos sustitutos, con grandes disparidades de un país a otro.

La fecundación in vitro en Europa

Cuando se trata de FIV, muchos países autorizan el procedimiento sólo para parejas heterosexuales, incluyendo Italia, Polonia, Rumanía, la República Checa, Lituania, Eslovaquia y Eslovenia.

Pero otros países tienen una legislación más progresista.

En Portugal, España, el Reino Unido o Suecia, todas las mujeres tienen derecho a la FIV (incluidas las parejas de lesbianas y las mujeres solteras) siempre que estén en "edad reproductiva natural".

Austria autoriza la FIV para parejas de lesbianas, pero no para mujeres solteras. Mientras tanto, en países como Grecia, Estonia, Bulgaria y Eslovenia, es al revés.

Maternidad subrogada

Un estudio del ESHRE realizado en 2017 dijo que los siguientes países de la UE prohibieron la subrogación: Alemania, Austria, Bulgaria, Eslovaquia, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Hungría, Italia, Lituania, Noruega, Serbia y Suecia.

Congelación de óvulos

España, Bélgica, Suiza y el Reino Unido se encuentran entre los países de la UE que actualmente permiten la congelación de óvulos a todas las mujeres, incluso por razones no médicas.