Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Johnson lleva su propuesta para el Brexit al Parlamento británico

Johnson lleva su propuesta para el Brexit al Parlamento británico
Derechos de autor
Reuters
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El primer ministro británico, Boris Johnson, defendió este jueves ante la Cámara de los Comunes la propuesta de acuerdo presentada el miércoles a Bruselas. Una nueva oferta que, según el Gobierno de Johnson, será la última. En su intervención este jueves en el parlamento ha vuelto a incidir sobre las ideas principales. La primera es que su Ejecutivo promete que no habrá una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte.

"No habrá necesidad de controles ni de ninguna infraestructura en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte. En cambio, en virtud de este nuevo protocolo, todos los controles aduaneros entre Irlanda del Norte e Irlanda se efectuarán por vía electrónica o, en el pequeño número de casos en que sean necesarios, en los locales de los comerciantes o en otros puntos de la cadena de suministro", insistía el premiere.

Sin embargo, la intervención de Johnson en el Parlamento no ha conseguido cambiar la postura de la oposición. Jeremy Corbyn puso en duda la propuesta y consideró que el Gobierno no sabe exactamente cómo resolver el asunto de la frontera: "La verdad es que después de tres años este gobierno todavía no ha encontrado una respuesta para resolver el problema de la frontera irlandesa y el acuerdo del Viernes Santo. Donde una vez el gobierno se comprometió a no tener fronteras en Irlanda, no proponen dos fronteras en Irlanda”.

La frontera irlandesa sigue siendo la mayor preocupación para la Unión Europea y para la comunidad empresarial local, que afirma que el plan de Johnson aumentará los costes y la burocracia. El primer ministro se enfrenta a un enorme desafío para convencer a su propio parlamento y a la UE antes de la fecha límite del 31 de octubre.