Última hora

Estados Unidos y China alcanzan un "amoroso" acuerdo comercial parcial

Estados Unidos y China alcanzan un "amoroso" acuerdo comercial parcial
Derechos de autor
REUTERS/Yuri Gripas
Tamaño de texto Aa Aa

La guerra comercial entre Estados Unidos y China es ahora "un festival del amor". Son palabras textuales del presidente estadounidense, Donald Trump, tras alcanzarse un acuerdo parcial con el que aparca sus planes de subir de forma inminente los aranceles a las importaciones del gigante asiático a cambio de un incremento de las compras chinas de productos agrícolas estadounidenses.

"Hemos llegado a un acuerdo, que todavía tiene que plasmarse por escrito, algo que tomará probablemente tres, cuatro o cinco semanas. Como saben, vamos a estar juntos en la gran cumbre (de la APEC) de Chile. Y tal vez sea firmado allí o tal vez en algún momento alrededor de esa fecha", anunció Trump en el Despacho Oval en presencia del viceprimer ministro chino, Liu He.

El acuerdo alcanzado el viernes afecta a la primera de tres fases de negociación para solventar un conflicto que trae de cabeza desde hace meses a Gobiernos de todo el mundo. Los mercados han reaccionado de forma positiva al anuncio de Trump.

La subida arancelaria iba a entrar en vigor el martes

En virtud del acuerdo, Estados Unidos accedió a suspender por ahora su plan de subir del 25 al 30 % los aranceles a importaciones chinas por valor de 250.000 millones de dólares, que iba a entrar en vigor el próximo martes.

"Mientras atravesamos el proceso de documentar lo acordado, no implementaremos el aumento de los aranceles", apuntó el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin.

China comprará más productos agrícolas a EEUU

Por su parte, China se comprometió a aumentar sus compras de productos agrícolas estadounidenses hasta llegar a entre 40.000 y 50.000 millones de dólares, una cifra que, según Trump, es entre "2,5 y 3 veces superior" a lo que Pekín "había comprado hasta ahora en su punto más álgido", cuando rozó los 17.000 millones de dólares.

"Aconsejo a los agricultores (estadounidenses) que compren más tierra y más tractores", recomendó el mandatario.

Trump, que esta semana había dado señales contradictorias sobre el rumbo de las negociaciones con China, abrió la jornada con optimismo y la cerró en un tono de celebración.

Tras recibir una carta en la que Xi le expresaba sus deseos de llegar a un entendimiento sobre la guerra comercial, Trump declaró que la relación entre EE.UU. y China ahora es "quizá mejor de lo que ha sido nunca".

Un festival de amor

"Había mucha fricción entre Estados Unidos y China, y ahora es un festival del amor", opinó.

Por su parte, Liu evitó entrar en detalles sobre lo acordado y se limitó a indicar que se han hecho "avances significativos en muchas áreas" y que el Gobierno chino está "contento con eso", aunque Trump reconoció que el viceprimer ministro debe llevar lo negociado a Pekín para recibir un visto bueno final.

Ninguno de los dos Gobiernos ha publicado hasta el momento detalles del acuerdo, pero Trump precisó que incluye algunas medidas relativas a la devaluación de la divisa china y temas de propiedad intelectual, aunque no lidia con la transferencia forzada de tecnología en China, un tema que se tratará "en la segunda fase".

El acuerdo tampoco resuelve el tema de los vetos a la exportación que afectan al gigante chino de la telefonía Huawei, un asunto que se está negociando en un proceso paralelo, explicó a los periodistas el representante de Comercio Exterior estadounidense, Robert Lighthizer.

Una negociación muy complicada

Algunos grupos empresariales en EE.UU. esperaban un acuerdo más ambicioso, que englobara un pacto para frenar la manipulación de divisas por parte de China y la retirada de la amenaza de Trump de imponer una nueva ronda de aranceles a partir del 15 de diciembre, algo que por ahora sigue sobre la mesa.

Sin embargo, Trump argumentó que la negociación es tan complicada que es "mejor" acometerla en tres fases, y adelantó que las conversaciones de la segunda etapa comenzarán en cuanto se suscriba el primer acuerdo.

Tanto los mercados financieros como la Cámara de Comercio de EE.UU. celebraron el anuncio, y esta última subrayó que la suspensión del aumento de los aranceles a China "es una noticia bienvenida para los negocios, agricultores y consumidores" y podría "abrir la vía a un acuerdo más exhaustivo y aplicable".

"Por fin, un rayo de esperanza en la relación comercial entre Estados Unidos y China", dijo el vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio, Myron Brilliant, en un comunicado.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.