Última hora

Detrás del votante de Vox, el auge de la ultraderecha en España

Detrás del votante de Vox, el auge de la ultraderecha en España
Tamaño de texto Aa Aa

A menudo descrito como el último miembro del club de extrema derecha de Europa, Vox salió de las sombras tras su éxito en las elecciones regionales de Andalucía, hace tan sólo un año. Esta vez ha tenido algunos de sus mejores resultados en la Comunidad de Madrid. Euronews viajó allí para entender qué movió al votante de Vox.

La ciudad de Parla, al sur de la capital, es una tradicional fortaleza del ala izquierda. Vox, que trata de posicionarse como un garante de la unidad nacional y un freno de la inmigración ilegal y la corrupción política, dio la vuelta al panorama político de la ciudad.

Nos reunimos con el líder local del partido, Miguel Aguilera, un antiguo sindicalista de extrema izquierda. Asegura que 36 años de poder socialista y comunista en Parla arruinaron la economía local.

Vox ganó hasta el 30 por ciento de los votos en los vecindarios donde muchas casas se convirtieron en viviendas ocupadas. Tras hipotecarse para comprar un hogar, ahora son presa de la delincuencia organizada.

"Aquí se ve la entrada al garaje, que no tiene puerta, fue arrancada”, explica aguilera mientras nos guía en coche por uno de los barrios afectados. “La puerta está abierta, y aquí incluso venden los pisos. Lo que significa que, si vienes con suficiente dinero, alguien te deja entrar y te abre la puerta de un apartamento", concluye.

Esta es una situación que Vox dice querer abordar. Una de las razones por las que muchos en Parla votaron por el partido, como Kai Oliver Pohlschneider. Antiguo seguidor del Partido Popular, el principal partido conservador de España, ahora a veces ayuda al equipo local de Vox.

"Es un edificio de lujo”, explica Pohscheneider mientras enseña el bloque de viviendas donde compró su casa. “Y aquí ya tenemos un primer okupa que se instaló... Pagué 300.000 euros por mi piso, y vine a vivir aquí porque se supone que es uno de los mejores barrios de la ciudad. Pero ahora nuestro apartamento está perdiendo valor" continúa.

"La mayoría de los ocupas ilegales son inmigrantes, los inmigrantes que vienen aquí ilegalmente
Votante de Vox

Aguilera tiene claro que el problema de las mafias y la ocupación está estrechamente relacionado con la inmigración ilegal: "La mayoría de los ocupas ilegales son inmigrantes, los inmigrantes que vienen aquí ilegalmente, sin trabajo, sin papeles, necesitan un lugar donde vivir. Y terminan cometiendo este tipo de delitos. No estamos en contra de la inmigración. Estamos en contra de la inmigración ilegal e incontrolada".

Pohscheneider y su esposa dejaron Madrid hace unos años para buscar una mejor calidad de vida en Parla, donde crían a sus dos hijos. Un proyecto que, según ellos, se ve arruinado por la creciente inseguridad.

"En realidad, la gente tiene miedo de salir a la calle después de las 10 de la noche, porque se ha convertido en el Bronx, y todo lo que se ve por la noche es crimen, narcotráfico y mafias. Por eso empezamos a votar por Vox porque queremos soluciones. Necesitamos un poco más de fuerza", cuenta Pohscheneider.

También su mujer, Eva María Saura, ve en Vox una solución a su situación: "Nunca había votado hasta ahora, porque estaba realmente desencantado con las ideas de otros partidos y, sobre todo, porque la mayoría de las veces, no hacían lo que decían que harían".

En Madrid, Vox sedujo a más del 20 por ciento de los votantes en promedio. Un resultado impulsado en gran medida por el creciente nacionalismo tras las reivindicaciones de independencia en Cataluña. El fenómeno es trasversal y se pueden encontrar votantes de la formación con una enorme diferencia de renta. En el barrio de Salamanca, uno de los más exclusivos de Madrid. También hay partidarios de Vox. Blanca Carrillo de Albornoz, vecina del barrio, tiene claro cuáles son los motivos que le llevaron a apostar por el partido.

Miembro de la nobleza española, Carrillo de Albornoz es empresaria. Desilusionada con el partido popular, ahora confía en Vox para defender los valores que, según ella, están en peligro. El credo nacionalista del partido, la voluntad de cambiar la forma de pensar de España y la reforma del sistema de autonomías, se ganó su voto. También confía en la promesa de Vox de reformar la ley española sobre violencia contra la mujer, o la que condena el franquismo.

"¡Aquí no existe el sentimiento nacionalista! La gente se avergüenza de llevar la bandera, ¡es algo que no puedo entender! España debe ser una sola nación! Un problema que tenemos enorme en España, es el sistema de autonomías. ¡Ese sistema hay que modificarlo! No podemos tener 17 parlamentos diferentes, 17 canales de televisión diferentes, 17 de todo. ¿Sabes por qué fundamentalmente? ¿Sabes el problema que hay? Que nos van a arruinar”, explica.

“Otro problema que me preocupaba es la ideología de género. ¡Vox quiere igualdad entre hombres y mujeres! Lo que Vox no quiere, es que por el mismo delito un hombre y una mujer, la pena sea distinta. Me molesta que por haber votado a Vox la gente te mire y te diga: "eres de ultraderecha". Somos un partido democrático con unos valores, yo estoy en contra de aborto, por supuesto. son unos valores que a lo mejor ahora no se llevan. Si eso es ser de ultraderecha...yo digo. Somos de ultraderecha porque eso es lo más a la derecha que hay", concluye.

Los valores que mueven a Carrillo de Albornoz también son apreciados por los seguidores más jóvenes de Vox. Y fueron la clave del éxito del partido en las últimas elecciones. Jaime Fernández es parte de las juventudes del partido y se encarga de las redes sociales: "Yo me enteré de la existencia de Vox por las redes sociales, y creo que es una herramienta de las más importantes que tenemos para hacer llegar nuestro mensaje a todos directamente desde la fuente hasta el lector sin tener que pasar por otras personas que pueda malinterpretar nuestras palabras". Fernández nos lleva junto a otros compañeros. Como Álvaro Pérez, que ve en Vox el referente de libertad: "Creo que representamos la libertad real, a mí me gustaría una España de libertad igualdad y unidad, son los tres puntos que me gustaría ver...Y de prosperidad sobre todo".

"Y también una España en la que se potencie la familia, porque con el modelo que tenemos de castigar fiscalmente a una familia, cuando yo llegue a los 65 o 70 años, la jubilación será historia", explica Jaime. "Lo que busco es que Vox, que ha llegado a la política para quedarse, invierta en los españoles, invierta en lo que de verdad hace falta", concluye Alejando Gozalo, otro activista.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.