Última hora
This content is not available in your region

La línea política del Partido Laborista, el partido de los trabajadores y el sindicalismo

euronews_icons_loading
La línea política del Partido Laborista, el partido de los trabajadores y el sindicalismo
Derechos de autor  REUTERS/Henry Nicholls
Tamaño de texto Aa Aa

El trabajo está presente hasta en su nombre. El laborista siempre ha sido un partido de familias de clase obrera de bajos ingresos. El sindicalismo siempre ha estado en el centro del partido, proporcionando fondos, políticas y apoyo.

Y su actual líder es un sindicalista. Jeremy Corbyn mostró sus credenciales socialistas cuando aún estaba en la escuela. Y lo ha experimentado a través de varios altibajos políticos.

Bajo su liderazgo, el partido ha disfrutado de niveles récord de afiliados. Pero a los moderados les preocupa que las políticas de la izquierda más extrema estén reemplazando a las centristas. Eso ha llevado a algunos de ellos a abandonar el movimiento, fortaleciendo la base de poder de Corbyn dentro del partido.

Las políticas laboristas están diseñadas para aumentar el papel del Estado y proteger los derechos de los trabajadores. Abogan por la nacionalización de los ferrocarriles y otros servicios públicos, y por un enorme aumento del gasto público, en interés de "la mayoría, no unos pocos", como reza su eslogan.

Ha logrado atraer a los votantes más jóvenes. Pero los mercados temen que Reino Unido se vuelva poco competitivo y se vea ahogado por las deudas.

Los grandes retos del partido

El partido también ha sido objeto de escrutinio por no abordar el antisemitismo endémico. Los casos pendientes han eclipsado la campaña electoral, y al propio Corbyn, que ha sido abiertamente criticado por los líderes de la comunidad judía.

El Brexit sigue siendo un gran problema para los laboristas. Muchos simpatizantes de los feudos centrales votaron a favor de la salida de la Unión Europea, pero en las principales áreas metropolitanas, donde el Partido también goza de apoyo, por lo general querían quedarse.

Por miedo a alienar a cualquiera de las partes, la política laborista irá enfocada a que Corbyn renegocie un acuerdo con Bruselas que luego se someterá a otro referéndum. El líder se compromete a permanecer neutral en el referéndum.

Los laboristas lo tienen difícil para obtener mayoría absoluta en las elecciones, y necesitarían el apoyo de los partidos anti-Brexit para formar un gobierno. Una coalición que la oposición dice que sería el caos.