Última hora
This content is not available in your region

Aung San Suu Kyi: "Fuerza excesiva no equivale a genocidio"

euronews_icons_loading
Aung San Suu Kyi: "Fuerza excesiva no equivale a genocidio"
Derechos de autor  Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved   -   Peter Dejong
Tamaño de texto Aa Aa

Es la defensa del ejército hecha por la líder de Myanmar Aung San Suu Kyi ante los jueces de la Corte Internacional de Justicia.

El abogado de Gambia Paul Reichler criticó la defensa del Ejército hecha por la líder de Myanmar y se preguntó si "se combate al terrorismo matando a niños rohinyás".

El representante de Gambia como estado denunciante aseguró que las operaciones antiterroristas lanzadas por el Ejército se dirigieron sobre todo contra la población civil rohinyá.

El ministro de Justicia de Gambia, Abubacarr Marie Tambadou, aseguró:"El asesor especial del Secretario General de la ONU ha llegado a conclusiones similares. El relator especial para Myanmar de la ONU ha llegado a las mismas conclusiones. Por lo tanto, en lo que a nosotros respecta, hay nuevamente pruebas convincentes de genocidio y de intención genocida".

Entre los refugiados rohinyás la opinión generalizada es que Aung San no hace otra cosa que interpretar un papel escrito por la cúpula militar de Myanmar, el poder real en la antigua Birmania.

Es el caso de Abdur Rahim, refugiado rohinyá: "La mandaron a decir mentiras. El ejército y la policía de Myanmar nos torturó. Y ella ha ido a la Corte Internacional de Justicia tan solo para salvar al ejército".

El testimonio de otro refugiado en Bangladés, Mohamed Nurollah: "Lo que Suu Kyi está haciendo para salvar al ejército de Myanmar, a la policía y a los funcionarios del gobierno está totalmente equivocado, es inaceptable. Es una premio Nobel. No se saldrá con la suya con las mentiras".

La evidencia más relevante presentada en el juicio es el informe de una comisión de investigación de la ONU que señala siete indicadores de "genocidio intencional" en la actuación del ejército birmano en 2017 en el estado de Rakáin, al oeste de Myanmar.