Última hora
This content is not available in your region

París no da tregua a los paros en el transporte

euronews_icons_loading
París no da tregua a los paros en el transporte
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El metro de París fue bloqueado este lunes por las protestas contra la reforma de las pensiones de Macron.

Los trabajadores en huelga del sector ferroviario han impedido a los pasajeros abordar uno de los pocos subterráneos que funcionan en la capital, ya que opera con trenes automatizados que no necesitan conductores.

El tráfico se interrumpió durante 20 minutos, y posteriormente se cerró al público. En el exterior, se produjeron algunos incidentes aislados con la Policía.

Este lunes se cumple el decimonoveno día de la huelga de transporte. Las movilizaciones se han reducido en número e intensidad, pero no se descarta que la tregua firmada con los sindicatos se rompa, dejando en tierra a muchos pasajeros para los días de Navidad y el fin de semana.

Sondeos recientes muestran que la mayoría de los franceses respaldan los paros, por temor de que tendrán que trabajar más tiempo por pensiones más bajas, pero la mayoría preferiría que los sindicatos eligieran otras fechas, menos señaladas, para mantener sus reivindicaciones .

"Lo entiendo perfectamente. Tengo que pasar dos horas en el transporte público y dos horas caminando al día. Pero hay gente que tiene que defender lo suyo y yo lo entiendo", cuenta un francés residente en París.

"Hay huelgas todo el tiempo, ésta no es la primera. Ya hubo huelgas el año pasado, y los años anteriores. Sinceramente creo que hay otras formas de hacer las cosas que no sea penalizando a todo el mundo", clama otro ciudadano francés de la capital.

La semana pasada, las negociaciones entre el Gobierno y los sindicatos no lograron resolver el conflicto.

Por un lado, el Ejecutivo quiere estar abierto al debate, sin dejar de ser firme en los puntos clave de la reforma, en particular la abolición de los regímenes especiales.

Y por otro lado, los sindicatos, unos se mantienen flexibles frente a los que defienden la retirada total de la reforma.