Última hora
This content is not available in your region

¿Y si nos compramos una isla privada en Europa como regalo de Navidad?

Santorini (No, no está en venta)
Santorini (No, no está en venta)   -   Derechos de autor  Pixabay / Mariamichelle
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras desenvuelven frenéticamente sus regalos este 25 de diciembre, algunos de ustedes pueden haber descubierto algo de dinero en efectivo contante y sonante. Pero ¿Qué hacer con él? ¿Meterlo bajo el colchón? Euronews propone una idea no tan loca: ir en busca de una isla privada en venta en Europa.

Y contra todo pronóstico, navegando los meandros de la web, hemos encontrado pequeñas pepitas que esperan un nuevo propietario. Incluso si, como es de esperar, hará falta algo más de dinero que la paga de Navidad de la abuela o tía.

En el siguiente mapa, encontrarás muchas islas a la venta en Europa

La tranquilidad, el lujo supremo del siglo XXI?

Antes de soñar con adquirir nuestro propio pedacito de paraíso, hay que tener en cuenta, por supuesto, algunos parámetros. En primer lugar, el factor político. Pero como nuestra búsqueda del Grial se limita a Europa, la estabilidad de los regímenes en vigor no debería verse sacudida por peligros como los repetidos golpes de Estado.

Segundo punto, la escritura de propiedad. Algunos países europeos, como Grecia (excepto Atenas y su región) no tienen un registro de tierras. Por lo tanto, es absolutamente necesario obtener información de las autoridades competentes y privilegiar los canales de venta "respetables" antes de firmar cualquier documento para que no vea su dinero y su nueva propiedad evaporarse.

Después, una mirada experta tendrá que recorrer las infraestructuras presentes en el terreno, como el acceso al agua o a la electricidad.

Además, si la isla no tiene edificios puede haber una razón: es muy posible que no haya permiso para construir porque esté protegida.

No debemos olvidar tener en cuenta la distancia entre el continente y la isla, ya que el acceso puede resultar problemático en caso de mal tiempo. Por otro lado, siempre cuando los elementos enfurecidos se desencadenen, nuestro nuevo hogar se convertirá en un barco de piedra golpeado por las olas.

En general no podremos cambiar el nombre de nuestro pedazo de tierra, crear nuestra propia nación o incluso prohibir a los intrusos que se atrevan a poner un pie en nuestra isla.

Isla en venta en Morbihan (Francia)

En Francia, por ejemplo, el artículo L121-31 del código de urbanismo estipula: "las propiedades privadas que limitan con el dominio público marítimo están gravadas en una franja de tres metros de ancho con una servidumbre destinada exclusivamente a garantizar el paso de los peatones". ¡Quedáis advertidos!

La legislación es similar en la mayoría de países europeos.

Por último algunos tendrán que tener en cuenta las normas vigentes en materia de fiscalidad de los bienes codiciados. Si piensa invertir en Francia, "estará sujeto al impuesto sobre el patrimonio inmobiliario (IFI) si el valor neto de sus activos inmobiliarios supera los 1,3 millones de euros".

En España, todos los propietarios deben pagar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles además del Impuesto sobre el Patrimonio.

Una vez superadas todas estas pruebas sólo nos queda aprovechar nuestro paraíso terrenal.