Última hora
This content is not available in your region

Ola de violencia contra la comunidad judía en Nueva York

euronews_icons_loading
Grafton Thomas, presunto autor del apuñalamiento de cinco personas
Grafton Thomas, presunto autor del apuñalamiento de cinco personas   -   Derechos de autor  AP Foto   -   Julius Constantine Motal
Tamaño de texto Aa Aa

Los judíos de Nueva York se sienten en el punto de mira después de sufrir nueve ataques en la última semana, coincidiendo con la Festividad judía del Janucá.

El último, el sábado pasado, cuando un individuo, identificado como Thomas Grafton, penetró en casa de un rabino en la localidad de Ramapo y apuñaló brutalmente a cinco persona, una de ellas, hasta seis veces. A Grafton le detuvieron dos horas después cerca de Nueva York. Todavía iba cubierto de sangre. Ha sido acusado formalmente de intento de asesinato.

En menos de un mes, se han registrado 13 agresiones antisemitas en Nueva York.

"Estamos aquí para apoyar a esta comunidad y nos manifestamos contra estos delitos de odio. El antisemitismo es un cáncer en todo el mundo y especialmente en este país", afirma una mujer durante una concentración de protesta en Ramapo.

El presidente Donald Trump ha definido como "horrible" el último ataque. "Tenemos que unirnos para combatir y erradicar el malvado azote del antisemitismo", afirma en un tuit.

Twitter

El gobernador de Nueva York define los ataques como "terrorismo doméstico"

Para el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, no se trata solo de sucesos aislados, sino que, en su opinión, estamos en presencia de terrorismo doméstico contra el que propone desarrollar un arsenal legislativo.

En Nueva York viven más de un millón cien mil judíos. La seguridad ha sido reforzada en las zonas con una mayor presencia de esta comunidad.

La creciente violencia antisemita también preocupa en Europa

El antisemitismo no solo inquieta en Estados Unidos. En Europa también se está registrando un aumento de este tipo de actos. Como muestra, las tumbas judías profanadas recientemente tanto en Eslovaquia como en el norte de Francia, donde el gobierno ha impulsado la creación de una oficina destinada a luchar contra el odio religioso.