Última hora
This content is not available in your region

Unicef: Más de 100.000 niños sufrieron graves violaciones en zonas de conflicto en la última década

euronews_icons_loading
AP / Hussein Malla
AP / Hussein Malla   -   Derechos de autor  Una mujer siria camina con sus hijos frente a edificios destruidos durante la lucha entre las Fuerzas Democráticas Sirias y el Estado Islámico, en Manbij, al norte de Siria, el 28 de diciembre de 2018.
Tamaño de texto Aa Aa

Los niños son las principales víctimas de los conflictos bélicos alrededor del mundo.

Desde el comienzo del decenio, las Naciones Unidas (ONU) ha verificado más de 170.000 casos de violaciones graves contra menores de edad en zonas de guerra. Lo que equivale a más de 45 violaciones diarias durante los últimos 10 años, asi lo resume el último reporte de la entidad.

Ante el peligro de sufrir mutilaciones, reclutamientos forzados o inclusive la muerte, miles de niños y adolescentes han tenido que abandonar sus hogares. Rápidamente esta situación se ha convertido en un gran desafio logístico en los países receptores de refugiados.

"Los ataques contra los niños no cesan y los contendientes burlan una de las reglas más básicas de la guerra: garantizar la protección de los niños", aseguró la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, en un comunicado.

AP / Felipe Dana
Niños sirios juegan fuera de sus tiendas en el campo de refugiados de Kawergosk, en el norte de Irak, el sábado 8 de abril de 2017.AP / Felipe Dana

Solo en la mitad de 2019, se verificaron más de 10 mil ataques contra niños. Aunque Unicef asegura que la cifra real es más elevada.

Este organismo también informa que los ataques aéreos, las minas terrestres y los explosivos improvisados cobran la vida de mayoría de los infantes.

"En todo el mundo, los conflictos se prolongan cada vez más, causan mayores matanzas y se cobran más vidas entre los más jóvenes", agregó Fore.

Ante este desolador escenario, la ONU ha pedido a los países en cuestión respetar la vida de los niños y proporcionar seguridad a los hospitales y escuelas públicas, mientras continúa su labor humanitaria que cada día se vuelve menos sostenible.