Última hora
This content is not available in your region

El vino de Burdeos viaja a la estación espacial internacional y los astronautas no podrán bebérselo

euronews_icons_loading
El vino de Burdeos viaja a la estación espacial internacional y los astronautas no podrán bebérselo
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Vino de Burdeos, del terruño al espacio exterior. Es el insólito viaje realizado por doce botellas del caldo francés enviadas a la estación espacial internacional. Aunque no para regocijo de los paladares de los astronautas, que no podrán probar ni gota.

Se trata de un experimento desarrollado por científicos y empresas del sector para profundizar en el conocimiento del impacto del cambio climático en bebidas y alimentos.

Tenemos la posibilidad de estudiar el impacto de la microgravedad y de la radiación solar en la evolución de los componentes del vino
Phillipe Darriet
Universidad de Burdeos

"No pensamos que este proyecto era serio. Pero aprovechamos la oportunidad, teniendo en cuenta la presencia de vino en la estación espacial internacional, tenemos la posibilidad de estudiar el impacto de la microgravedad y de la radiación solar en la evolución de los componentes del vino", comenta Philipe Darriet, profesor y director de enología del Insituto de las Ciencias de las Vides y el Vino de la Universidad de Burdeos.

Las botellas fueron empaquetadas en contenedores especiales en el Instituto Científico de Vides y Vino de Burdeos.

Otras doce se guardarán en tierra para realizar los estudios comparativos cuando, dentro de un año, el vino viajero regrese a casa.

"Lo que de verdad queremos es exponer un número de organismos vivos a las condiciones específicas del espacio y traerlos de vuelta", cuenta Nicolas Gaume, cofundador y presidente de Space Cargo Unlimited. "Esperamos conseguir datos interesantes sobre la evolución de la vida en el espacio que nos permita crecer, conseguir plantas más resilientes ante parásitos específicos que crecerán con el cambio climático".

Esta es la primera de seis misiones espaciales que llevará a cabo en los próximos tres años la empresa socia del proyecto Space Cargo Unlimited, centrada en el futuro de la agricultura en un mundo cambiante.

El próximo marzo, llegarán a la estación 300 plantas. Se investigará la posibilidad de seleccionar las más resistentes que puedan adaptarse al cambio climático o combatir determinadas enfermedades.