Última hora
This content is not available in your region

Los ciudadanos iraníes denuncian que son ellos quienes pagan las consecuencias de las sanciones

euronews_icons_loading
Los ciudadanos iraníes denuncian que son ellos quienes pagan las consecuencias de las sanciones
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Después de que Teherán atacara dos bases militares estadounidenses en Irak en venganza por el asesinato del general Soleimani, Estados Unidos ha designado a 8 oficiales iraníes y 20 empresas de aluminio, acero y cobre para sancionarles. Son parte de una campaña de presión máxima estadounidense que comenzó en mayo de 2018, y que, a priori, iba dirigida al gobierno. Pero los iraníes consideran que son ellos, los ciudadanos de a pie, quienes pagan todo el precio.

"Vivimos con las sanciones desde hace mucho tiempo. Durante una época, transferí dinero a mis hijos que viven en el extranjero. Ahora las oficinas de cambio nos estafan por todos lados, y eso es resultado de las sanciones", cuenta una mujer iraní. "La presión económica ha aumentado en los últimos 2 años, porque quieren que la gente ceda ante ellos, por eso se les presiona", añade un ciudadano en Teherán.

Estados Unidos esperaba sentar a Irán a la mesa de negociaciones paralizando su economía a través de sanciones muy duras, pero los expertos afirman que ha fracasado en su objetivo.

"Las sanciones se denominan ahora 'sanciones ciegas¡. Algunos de los sectores que habían sido sancionados previamente vuelven a incluirse en la lista con nombres específicos de empresas. Por lo que es probable que esas sanciones no obtengan ningún resultado", explica Mostafa Omid Ghaemi, experto en bolsa.

Irán aumenta la producción de algunos metales, como el acero

"Entiendo por qué los estadounidenses han apuntado al sector metalúrgico iraní. En los últimos 20 meses el país ha aumentado su producción y su exportación y ha creado mucho empleo. Por lo tanto, es natural que los estadounidenses quieran controlar este sector dentro de su campaña de máxima presión", analiza Saeid Leylaz, experto económico.

A lo que añade: "Si Irán sólo cuenta con exportar a sus vecinos e importar de ellos, puede hacer que las sanciones sean ineficaces, o mejor dicho, controlar sus efectos. No es fácil definir si los problemas económicos del país vienen por la incompetencia y la corrupción sistemática o por las sanciones. Creo que la mayoría de ellos tienen sus raíces en la incompetencia y corrupción de la estructura y gestión económica, y no en las sanciones",

A pesar de que la economía iraní se ha visto muy afectada por las sanciones de EE.UU. en los últimos 20 meses, el país ha sido capaz de arreglárselas hasta cierto punto adaptándose a las circunstancias. Los iraníes consideran simbólico e ineficaz el hecho de que Trump haya impuesto nuevas sanciones a Irán, ya que para ellos, las anteriores de 2018 ya hicieron todo el daño posible.