Última hora
This content is not available in your region

Baleares aprueba la primera norma europea contra los excesos del turismo del alcohol

euronews_icons_loading
Una calle de Magaluf en 2015
Una calle de Magaluf en 2015   -   Derechos de autor  AP Photo/Joan Llado
Tamaño de texto Aa Aa

Se acabó la fiesta. Al menos, la fiesta salvaje que ha hecho célebres zonas como Magaluf, Arenal y el llamado West End de Sant Antoni, en las islas de Mallorca e Ibiza.

El Gobierno balear acaba de aprobar un decreto ley que intenta poner freno al desenfreno del turismo de borrachera y que presenta como la primera ley europea de este tipo. "Se trata de la primera norma que se adopta en toda Europa que restringe la promoción y venta de alcohol en determinadas zonas turísticas".

El balconing prohibido y multado

El decreto prohíbe entre otras prácticas los saltos entre balcones o de balcones hacia las piscinas de los hoteles, el conocido como balconing, que el año pasado se cobró la vida de ocho personas; las excursiones etílicas o el pubcrawling, la publicidad de alcohol y las promociones que incrementan su consumo como las happy hours o 2x1, 3x1.

La norma también prohíbe los distribuidores automáticos de bebidas alcohólicas y las tiendas no podrán vender alcohol entre las 21:30 y las 8:00. Se suspende además la concesión de nuevas licencias de party boats y se regulará esta actividad. Las empresas organizadoras tampoco podrán anunciarse en las zonas restringidas.

Las faltas graves se sancionarán con multas de entre 6.000€ y 60.000€. Las muy graves pueden conllevar una multa de hasta 600.000€ y el cierre del negocio.

"Baleares se convierte así en un destino pionero en combatir el turismo de excesos con una norma que cumple con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y la Agenda Balear 2030, en busca de un turismo más sostenible y respetuoso, tanto con el entorno como con la calidad de vida de turistas y residentes", dice el Gobierno balear en su nota.

El objetivo del Govern es transformar el turismo de las islas hacia uno más sostenible "dotarlo de una mayor calidad —vía inversiones tanto públicas como privadas— y posicionarlo en un mercado cada vez más competitivo y global que se habían visto afectado en los últimos tiempos por determinados comportamientos incívicos, la mayoría directamente relacionados con el abuso de alcohol, en determinadas zonas turísticas de Mallorca e Ibiza", según la nota publicada tras el Consejo del Govern en el que se ha aprobado la medida.

Aseguran que este tipo de turismo daña la imagen de un destino visitado cada año por más de 16 millones de extranjeros, la mayoría británicos y alemanes, repartidos entre el turismo de alta gama y el turismo de borrachera.

La afluencia masiva de turistas, cuyo principal objetivo es beber alcohol en estas zonas de las islas Baleares, causa a menudo problemas como accidentes, peleas y destrozos y es una molestia permanente para los vecinos.