Última hora
This content is not available in your region

Tiembla Puerto Rico: incertidumbre, emigración y colegios cerrados tras 4000 seísmos

euronews_icons_loading
Niño en un camión de mudanzas en Puerto Rico
Niño en un camión de mudanzas en Puerto Rico   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Toda la estructura social de Puerto Rico tiembla como consecuencia de los cerca de 4000 seísmos que han sacudido la isla desde comienzos de año.

La economía de este estado libre asociado a Estados Unidos, sumida en una profunda crisis desde hace una década, se resiente con cada nuevo terremoto. El último de importancia, registrado el martes pasado, tuvo magnitud 5.

La mitad de los negocios del suroeste han cerrado o están a punto de hacerlo

Los daños aumentan y los negocios cierran uno tras otro en todo el suroeste, la zona más afectada, donde la mitad ya han echado la llave o están a punto de hacerlo.

A ese escenario se suma otro problema, las escuelas cerradas. Más de 194.000 niños puertorriqueños están sin colegio mientras se revisa la estructura de cientos de centros educativos para comprobar si sufren daños.

AFP
Nydsy Santiago da clase en su aula al aire libreAFP

Aulas al aire libre como solución ante los cientos de colegios cerrados

Ante esta situación, algunos maestros , como Nydsy Santiago, han abierto clases al aire libre para acoger a los niños con el permiso de sus padres.

"Yo escribí un mensaje en el grupo de Whatsapp de los padres sobre esta iniciativa (abrir un aula al aire libre) y la respuesta fue maravillosa. Al instante empecé a recibir mensajes 'de acuerdo, de acuerdo'. Todos de acuerdo', cuenta con orgullo la maestra.

"Yo estoy tranquila de que es inspeccione y vuelta a inspeccionar la escuela, siempre y cuando cuando yo llegue a ese salón con mis niños, yo me sienta segura allí", afirma Nydsy.

Más de 500 colegios están cerrados a la espera de recibir el visto bueno de los expertos.

Esta serie interminable de seísmos, que llega tras el huracán María, que devastó en 2017 las infraestructuras de Puerto Rico, está colmando la paciencia de muchos boricuas, provocando una ola de emigración hacia Estados Unidos, que inquieta a las autoridades.