Última hora
This content is not available in your region

Bosnia, la ruta olvidada de los refugiados

euronews_icons_loading
Bosnia, la ruta olvidada de los refugiados
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Una antigua planta siderúrgica cerca de la frontera croata es ahora un refugio para cientos de personas que huyen de la guerra y la pobreza. Entre ellos, Ahmad, que viajó más de 5.000 kilómetros para llegar aquí poco después de graduarse de su escuela secundaria en Kabul el pasado diciembre.

Ahmad es una de las 2.000 personas que se estima que no han encontrado sitio en los campamentos oficiales establecidos por las autoridades bosnias y han estado durmiendo a la intemperie. En el interior de edificios que en su día estuvieron habitados por personas que también experimentaron la guerra.

"No puedo solo mirar como el 90% de la gente en Europa. Debo ayudar
Zlatan Kovacevic
Voluntario

"Para mí no es muy difícil ver esto porque estábamos en las mismas condiciones. Estábamos en guerra. Vimos niños muertos y malas situaciones. Pero eso me sirve para ayudar a la gente en la misma situación. No puedo solo mirar como el 90% de la gente en Europa. Debo ayudar", explica Zlatan Kovacevic, un voluntario de SOS Bihac que dedica tiempo a tratar de ayudar a las personas atrapadas en su país.

Zlatan y su equipo de SOS Bihac han trazado un mapa de dónde se han escondido los migrantes y refugiados en la ciudad. Y vienen periódicamente a ofrecer ayuda. Cuando se le pregunta por qué cree que les ocurrirá, Zlatan Kovacevic, Mirada seria y triste, es claro…“Dios sabe. Sólo puedo ayudar al 1%. Estamos solos. Necesitamos más ayuda. Hago lo que puedo hacer".

Pero no todos aquí piensan que Bosnia, una pequeña nación con escasos recursos y un pasado doloroso, puede hacer frente a esto. "Nadie aquí tiene el control de la situación. No saben cuántos inmigrantes han venido, qué están haciendo... nada. Tenemos un caos aquí", afirma un vecino. “No puedo sentirme segura. Siento que son una amenaza para nuestra seguridad en cierto modo”, cuenta otra residente.

Bosnia quedó prácticamente intacta por la crisis migratoria de 2015, pero ahora es una de las últimas rutas viables para los migrantes y refugiados que tratan de llegar a Europa Casi 30.000 personas han pasado por aquí sólo el año pasado.

Los trabajadores humanitarios dicen que se espera que esas cifras aumenten este año. Y, con la mayoría de los refugios ya funcionando más allá de su capacidad total, los desafíos para albergar y proteger a las personas también aumentarán.

"Lo más difícil es encontrar un alojamiento adecuado, encontrar nuevos edificios... escuelas vacías... lo que sea, al menos durante el invierno, para darles un alojamiento adecuado", explica Drazen Rozic, Coordinador de Operaciones de Emergencia.

Pero incluso una vez que el invierno termine, la ruta hacia Europa permanecerá virtualmente sellada. Y los obstáculos para los que intentan alcanzarlo, tan grandes como siempre

A lo largo del camino, los migrantes y refugiados pueden contar con extraños, como Zlatan, cuyas propias heridas son recordatorios inevitables de lo que la guerra nos puede empujar a hacer.