Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El infierno a las puertas de la Unión Europea

El infierno a las puertas de la Unión Europea
Derechos de autor
يورونيوز
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los refugiados del campo de Večjak, en Bosnia y Herzegovina, no lo tienen fácil. El campamento se formó en junio después de que los vecinos de la ciudad de Bihac protestaran para prohibir la entrada de refugiados al centro del municipio.

Desde entonces la policía ha estado llevándolos a Večjak, el lugar al que ellos mismos denominan la jungla.

"No teníamos ningún otro lugar a donde ir. Si intentamos ir a Croacia, para que Croacia se detenga, si intentamos ir a Bihac, Bihac nos detiene. Dentro de la jungla no hay mercado, no tenemos electricidad, así que la vida en el campamento es muy crítica", explica Naveed Hussain, un joven de 21 años procedente de Pakistán.

Dentro de la jungla no hay mercado, no tenemos electricidad, así que la vida en el campamento es muy crítica"
Naveed Hussain
Habitante del campamento

La mayoría de las 500 personas que se encuentran aquí quieren entrar en la UE hacia el norte, pero están siendo interceptados por la policía croata y bosnia, a la que acusan de mano dura.

"Se llevaron el móvil, el dinero y me pegaron, me dieron puñetazos y palazos”, cuenta Ali Butt, de 26 años, procedente de Pakistán.

Las autoridades locales no respondieron a nuestras preguntas. El campamento se encuentra en el extremo sur de la frontera exterior de la Unión Europea, y la región montañosa entre Bosnia y Croacia está siendo patrullada.

La Unión Europea ha preparado su propia fuerza fronteriza para proteger la frontera exterior cruzando a países como Bosnia y Herzegovina.

"No podemos hacerlo desde nuestro lado de la frontera, desde el lado de la UE. También tenemos que trabajar con terceros países, con nuestros socios, como los países de los Balcanes Occidentales, como Bosnia y Herzegovina, y apoyarlos en la gestión de sus fronteras", explica Natasha Bertaud, portavoz de la Comisión Europea.

Un imán llama a la oración en la improvisada Mezquita. Seis semanas han sido suficientes para construir una rutina.

Una de las cosas más difíciles para los hombres que viven en el campamento es que simplemente no saben cuándo van a poder irse. La policía bloquea la única carretera que sale y entra en este campamento, y mientras tanto, están atrapados.

La Cruz Roja local dirige el campamento y da a los hombres dos comidas al día. Harum Emrulović es miembro de la organización: "Las condiciones no son buenas para ellos, pero estamos tratando cada día de mejorarlas tanto como podamos."

Uno de los principales problemas es la falta de una estación médica adecuada. Un problema que comparte con los otros tres campos de refugiados de la zona, gestionados por la Organización Internacional para las Migraciones… Pero aun así, mucha gente en el pueblo insiste en que no se les debería permitir volver a entrar.

"Dejan un montón de basura, son criminales, muy peligrosos, un gran problema. Y no está bien, expica Edin Balic, vecino de Bihac.

Así que por ahora están atrapados aquí haciendo lo mejor que pueden. Tan pronto como Euronews el campamento, llegan nuevos refugiados.