Última hora
This content is not available in your region

El crecimiento económico de la UE estable, aunque en alerta frente al coronavirus o el 'brexit'

El comisario de Economía Paolo Gentiloni en imagen de archivo
El comisario de Economía Paolo Gentiloni en imagen de archivo   -   Derechos de autor  Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved   -   Virginia Mayo
Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea permanecerá en la senda del crecimiento en 2020 y 2021 según la previsión de crecimiento de invierno que ha publicado hoy la Comisión. Sin embargo Bruselas ha reconocido que el brote del nuevo coronavirus COVID-19 supone "un nuevo riesgo a la baja" para el crecimiento del bloque.

En su previsión macroeconómica de invierno la UE asume la hipótesis de "que el brote llega a su punto máximo en el primer trimestre, con repercusiones globales relativamente limitadas". Cuanto más dure y se extienda el brote mayores serán los impactos en el pesimismo económico y el acceso al crédito.

El Comisario de Economía Paolo Gentiloni dijo que es demasiado pronto para hacer una evaluación pero añadió: "lo que es seguro es... que la importancia global de la economía china producirá un impacto".

Bruselas añadió que la epidemia ha generado "incertidumbre" sobre las perspectivas a corto plazo de la economía china y sobre el grado de disrupciones que puede generar en el ámbito internacional "en un momento en el que la actividad manufacturera global permanece en un mínimo cíclico".

Aunque aseguran que el 'brexit' es un asunto meramente técnico, reconocen que la salida del Reino Unido arroja bastante incertidumbre que tendrá su reflejo en la producción industrial.

A nivel europeo la comisión predice un crecimiento estable del 1,2% en los 19 países que utilizan el euro como moneda en los dos años.

Para la totalidad de los 27 miembros de la Unión Europea se espera que el crecimiento se reduzca al 1,4% este año y el próximo a partir del 1,5% del año pasado. Pocos países crecen más en 2021 según la previsión. Solo Bulgaria, Eslovaquia, Estonia, Suecia, Francia e Italia, que sigue atascada en un débil crecimiento económico.