Última hora
This content is not available in your region

"Negocios sucios" en Rumanía

euronews_icons_loading
"Negocios sucios" en Rumanía
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

El almacenamiento ilegal de residuos en Rumanía se ha convertido en un problema europeo.Aunque en el país hay leyes estrictas que prohíben la importación de residuos, burlar esas normas es fácil tratando la basura como mercancía. A las empresas extranjeras les cuesta 17 euros enviar aquí sus residuos, mucho más ventajoso que los 250 euros que pagarían en sus países.

Romana Puiulet, periodista de investigación, Proyecto RISE: "Lo que era ilegal en los casos que documentamos era que pretendían traer ciertos tipos de residuos que tienen códigos especiales. Pero dentro de los fardos detectamos residuos contaminados, incluso residuos hospitalarios o basura municipal. No existe un control especial en las fronteras, donde se podría detener este tráfico de residuos, y las autoridades sólo pueden realizar controles aleatoriosy verificar sólo unos pocos envíos".

Además de las fábricas de cemento, las autoridades locales recurren a las incineradoras municipales. Pero las ONG ecologistas aseguran que la quema de esta basura mezclada, ya sea en fábricas de cemento o en incineradoras, no es una forma segura de eliminarla.

Marius CobÂrzan, de la ONG "Basura Cero Rumania", asegura que no es una solución válida: "No es una buena solución, ya que las emisiones de dioxinas y furanos que se producen en las incineradoras son un peligro real para la población. Por el momento, no se miden en absoluto y simplemente desconocemos su nivel de toxicidad en la atmósfera.

En Rumania solo se recicla el 15% de los residuos y prácticamente no hay recolección selectiva, una situación que denuncia la Comisión Europea. Bucarest solo cuenta con 3 vertederos de basura y uno de ellos funciona actualmente al 80% de su capacidad.

Hace dos años el Tribunal de Justicia Europeo ordenó el cierre urgente de 68 vertederos de residuos no ecológicos en todo el país, pero 48 siguen funcionando.

Por otra parte, la Comisión Europea ha abierto un procedimiento de infracción contra Rumania por no respetar los límites europeos de contaminación. Le ha dado al país, junto con Grecia y Malta, un plazo para activar programas nacionales que sitúen los niveles dentro de las normas europeas.

Para este año Costel Alexe, Ministro de Medio Ambiente de Rumanía, se ha fijado un objetivo de reciclaje del 50%: "La CE recomendó que los Sistemas Integrados de Gestión de Residuos, los vertederos ecológicos de residuos y los incineradores de Rumania no fueran financiados en los presupuestos. La prioridad nacional es aumentar la recolección selectiva y el reciclaje."

Mari Jeanne Ion, Euronews: "Solo en Bucarest, que representa el 10% de la población nacional, los hogares producen más de 1 millón de toneladas de basura cada año. El almacenamiento es un desafío abrumador. Por lo tanto, la gente encuentra otras soluciones; algunos simplemente tiran sus residuos al lado de la carretera".