Última hora
euronews_icons_loading
Las langostas amenazan la vida de millones de personas en África oriental

La región de África oriental se encuentra inmersa en una grave crisis provocada por langostas que amenaza la vida de millones de personas. Uganda es el último país afectado, con enormes enjambres que invaden los distritos nororientales. El gobierno ugandés ha invertido más de 5 millones de dólares para combatir las langostas que llegan al país desde la vecina Kenya.

En primera línea de una batalla contra los insectos

Soldados, cubiertos con máscaras, caminan en fila india, armados con bidones llenos de productos químicos líquidos. Se dirigen a combatir el último enjambre de langostas que ha aparecido en la aldea de Komoret, en el distrito de Amudat.

Se considera que la langosta forma la plaga migratoria más destructiva del mundo. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, un pequeño enjambre que cubre un kilómetro cuadrado puede comer la misma cantidad de alimento, en un día, que 35 000 personas.

Este último enjambre, el tercero que ha llegado a Uganda en apenas tres días, desde el 9 de febrero, ocupa una superficie de poco más de un kilómetro cuadrado.

Más de 2 000 miembros del ejército y personal civil 'peinan' arbustos y árboles para cazar las plagas que emigraron de Kenya. Allí, los agricultores han experimentado la peor plaga que se haya producido en el país en 70 años. La plaga se ha propagado ahora a siete países de África oriental, entre ellos Eritrea, Somalia y Etiopía.

El Ministro de Estado de Agricultura, Henry Bagiire, señala que "es más grande que las otras dos que llegaron al principio. Tiene un tamaño respetable. Cubre una superficie muy grande. Por lo que conozco, podría ser incluso de más de 100 hectáreas. Se trata de un enjambre bastante grande".

Armados con sulfatadoras cargadas de pesticida, los soldados rocían la mayor parte posible del área. A menudo tienen que trepar a los árboles para alcanzar a las langostas. Hasta el pasado 14 de febrero, no se había llevado a cabo una fumigación aérea. Según fuentes gubernamentales, más de 3 millones de langostas han muerto a causa de las medidas empleadas por las autoridades pero los enjambres continúan.

La última vez que Uganda experimentó una gran invasión de langostas fue hace más de 70 años; causó un daño inmenso a los cultivos.

"Estos insectos estuvieron aquí por última vez en 1948 así que las personas que los vieron tienen más de 80 años. Por ello, nuestros científicos no tienen experiencia práctica. Es lamentable pero como líderes del Gobierno, tratamos de prepararnos", añade Bagiire.

Gloria Apio, entomóloga que trabaja en el distrito de Amudat, explica que las langostas pueden comer vegetación equivalente a su peso corporal en un solo día y que son más peligrosas en el período comprendido entre tres y cinco semanas que sigue a su eclosión. Esto se conoce como la etapa 'saltamontes', ya que las langostas jóvenes no pueden volar como las adultas.

"Las langostas que llegan son, en su mayoría, adultas. Esperamos que mueran en poco tiempo, de acuerdo con lo que sabemos sobre su vida. Pero han puesto huevos y estamos al acecho un par de semanas. En cada área a la que llegaron, vigilamos que las tolvas emerjan y entonces las controlamos. El daño que prevemos es que, si las tolvas emergen o eclosionan en grandes cantidades, definitivamente se comerán la poca vegetación que queda para nuestro ganado", advierte Gloria Apio.

Las autoridades advierte de que la crisis de la plaga de langostas, que fue reportada por primera vez en Kenia, en diciembre de 2019, aún no ha llegado a su punto álgido.

El papel 'principal' de las langostas maduras es la reproducción. "Ponen millones de huevos, lo que podría causar un desastre mayor si no se gestiona urgentemente", señala Apio.

"Los adultos no son tan destructivos como las tolvas porque las tolvas son más gregarias e ingieren gran cantidad de alimento. En un amplio espectro comen cualquier cosa verde a la vista y eso será más destructivo para nuestro medio ambiente", añade.

Las comunidades en Uganda son predominantemente ganaderas y productoras de miel y dependen, en gran medida, de su ganado para subsistir.

El ganadero local Loduk Atepele todavía recuerda la última vez que las langostas invadieron Uganda. Afirma estar encantado de ver que, esta vez, el Gobierno toma medidas.

"Cuando vi estas langostas ayer, recordé que hace algunos años cuando las langostas llegaron aquí, se comieron todo lo verde y sólo un hombre blanco las roció antes de que se fueran. Nuestro ganado no tenía hierba para alimentarse. Así que estamos felices de que el gobierno las esté ahuyentando, ahora antes de que la hierba empiece a crecer de nuevo."

Pero mientras que la ayuda para librar la zona de los enjambres es bienvenida, se están planteando preguntas sobre los productos químicos que se están utilizando.

Las comunidades aquí dicen que los funcionarios están siendo muy cautelosos con el tipo de químicos que se rocían sobre la vegetación.

Bagiire había advertido anteriormente a los locales de no comer las langostas rociadas ya que serían peligrosas para su salud.

Loru Richard, un líder juvenil del distrito y ganadero, dice que la gente está preocupada por los efectos a corto y largo plazo del producto químico en su ganado y en el medio ambiente.

"Cuando vi estas langostas ayer, recordé hace algunos años cuando las langostas vinieron aquí, se comieron todo lo verde y sólo un hombre blanco las roció antes de que se fueran. Nuestro ganado no tenía hierba para alimentarse. Así que estamos felices de que el gobierno las esté ahuyentando, ahora antes de que la hierba empiece a crecer de nuevo."

Pero mientras que la ayuda para librar la zona de los enjambres es bienvenida, se están planteando preguntas sobre los productos químicos que se están utilizando.

Las comunidades aquí dicen que los funcionarios están siendo muy cautelosos con el tipo de químicos que se están rociando sobre la vegetación.

Bagiire había advertido anteriormente a los locales de no comer las langostas rociadas ya que serían peligrosas para su salud.

Loru Richard, líder juvenil del distrito y ganadero, dice que la gente está preocupada por los efectos a corto y largo plazo del producto químico en su ganado y la calidad de la miel que se produce en la región.

"¿Cuáles son los impactos de estos productos químicos que ayer utilizaron las UPDF (Fuerzas de Defensa del Pueblo de Uganda) para fumigar estas langostas que se ven aquí?" pregunta.

"No sabemos cuáles son los impactos en el futuro, tal vez como dentro de dos o un año. Como ves, esto es un jardín, y una vez que estos productos químicos son rociados no sabemos la duración de la vida y al final del día podríamos ver los efectos".

Se cree que el clima extremo, los ciclones y las fuertes lluvias, han causado la infestación actual.

La vida útil de una langosta del desierto es de unos tres meses. Después de que una generación madura, el adulto pone huevos tres veces en su ciclo que, bajo las condiciones adecuadas, pueden eclosionar para formar una nueva generación de hasta 400 veces más grande que la anterior.

De esta manera, las langostas del desierto pueden aumentar el tamaño de su población de forma exponencial a lo largo de las sucesivas generaciones.

Los enjambres pueden viajar alrededor de 150 kilómetros al día, dejando destrucción dondequiera que aterricen.

Las Naciones Unidas advierten que si no se controla, y con las lluvias adicionales previstas, la escala del aumento de las langostas podría crecer 500 veces para junio, lo que tendría un efecto devastador en la seguridad alimentaria y los medios de vida de los países afectados, con repercusiones en la salud, la nutrición y la educación.