Última hora
This content is not available in your region

"Será devastador" afirma la ministra principal de Escocia

"Será devastador" afirma la ministra principal de Escocia
Derechos de autor  AP Photo/Scott Heppell   -   SCOTT HEPPELL
Tamaño de texto Aa Aa

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, dijo este miércoles que los planes del Gobierno británico de implementar un sistema migratorio por puntos, que solo permita la llegada de trabajadores cualificados a partir de 2021, serán "devastadores" para Escocia.

El Ejecutivo del conservador Boris Johnson ha anunciado que pondrá en marcha un sistema de visados por puntos, en que se valorarán el salario y el nivel de inglés de los trabajadores cualificados provenientes de países comunitarios, una vez concluya el periodo de transición del Brexit el 31 de diciembre de este año.

Sturgeon afirmó que Escocia tiene una población envejecida que necesita mano de obra extranjera para sustentar su economía y que estos cambios en la política migratoria complicarán la llegada de nuevos trabajadores.

"Nuestros datos demográficos significan que necesitamos seguir atrayendo gente aquí y esto lo hace mucho más difícil. Que el Parlamento escocés obtenga las competencias sobre migración es ahora una necesidad para nuestra prosperidad futura", escribió la dirigente nacionalista en Twitter.

El Gobierno escocés, que ha mostrado repetidamente su deseo de seguir recibiendo inmigrantes, aboga por que los poderes en materia de migración se trasladen a la cámara regional para poder establecer un sistema migratorio propio que cuente con un enfoque diferente que refleje las necesidades de la región.

La ministra británica del Interior, Priti Patel, dijo este miércoles que el Ejecutivo pretende que una vez finalice el proceso de separación de la Unión Europea lleguen al país "las personas con el talento adecuado" y se reduzcan "los niveles de personas con pocas habilidades".

Los trabajadores no cualificados no podrán solicitar un visado, este permiso para vivir y trabajar en el Reino Unido estará únicamente disponible para aquellos que acrediten un nivel suficiente de inglés y cuenten con una oferta de trabajo acorde con su formación.

El salario mínimo para un trabajador cualificado será de 25.600 libras al año (30.700 euros), por debajo de las 30.000 libras (36.000 euros) que se exigían hasta ahora para los extranjeros no comunitarios.