Última hora
This content is not available in your region

¿Cómo me afecta el presupuesto de la Unión Europea 2021-2027 que negocian en Bruselas?

El primer ministro letón, Krisjanis Karins, los presidentes del Consejo Charles Michel y la Comisión Ursula von der Leyen y el primer ministro portugués Antonio Costa.
El primer ministro letón, Krisjanis Karins, los presidentes del Consejo Charles Michel y la Comisión Ursula von der Leyen y el primer ministro portugués Antonio Costa.   -   Derechos de autor  Ludovic Marin / AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Estos días las instituciones europeas y los países miembros intentan ponerse de acuerdo sobre el presupuesto para 2021-2027. Se trata, como siempre, de un complejo equilibrio entre la propuesta de la Comisión Europea, las consideraciones del Parlamento Europeo y la revisión de los países miembros reunidos en el Consejo Europeo.

El presupuesto plurianual 2021-2027 es algo especial por varios motivos: es el primero que será defendido por el equipo de la nueva Comisión presidida por Úrsula von der Leyen, el primero desde la salida del Reino Unido de la UE y debe impulsar el ambicioso Pacto Verde, que debería convertir Europa en el primer Continente neutro en emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2050.

El Parlamento ya ha calificado de "inaceptable" la propuesta del Consejo que recorta numerosas partidas.

Y aunque parezca una negociación que se limita a los pasillos de Bruselas, tiene efectos muy concretos en nuestro día a día.

¿Qué cambia en el nuevo presupuesto?

A falta de que terminen las negociaciones, podemos comparar el anterior Presupuesto (2014-2020) con lo que ha propuesto la Comisión para el nuevo.

Soprende que en medio de los grandes anuncios sobre el Pacto Verde, el presupuesto global destinado a Recursos Naturales y Medio Ambiente se haya reducido.

Esto se explica en parte porque la Comisión propone recortar las ayudas a la agricultura, la ganadería y la pesca y aumentar capítulos como la Acción Climática o la Transición Justa.

Los aumentos más importantes son los de la Inmigración y control de fronteras que pasa a representar un 2,72 % (frente al 0,9% en el presupuesto anterior) y el de Seguridad y Defensa (2,14% frente a 0,18 % en el ejercicio anterior). El Mercado único, la innovación y la economía digital pasa a acaparar un 14,6% desde el 10,75% en 2014-2020. También aumenta ligeramente la Política de vecindad y Exterior.

Los datos del gráfico para 2014-2020 están basados en las estimaciones realizadas por la Comisión Europea en 2018, calculando el presupuesto de la Unión Europea sin el Reino Unido.

¿Qué se paga con el Presupuesto de la UE?

El Presupuesto marca las prioridades de gasto de la UE. Así este ejercicio muestra un interés mayor hacia la Seguridad y el Control de la Inmigración además de reforzar el mercado único y la economía digital.

La partida más conocida y quizás la más polémica es la política agraria que verá importantes recortes, entre otras cosas por el Brexit pero también por cuestiones medioambientales. Sin embargo cada capítulo encierra un sinfin de de programas de financiación de las actividades más diversas.

El de Mercado Único, innovación y digital, por ejemplo, financia programas de investigación y desarrollo, el ambicioso Connecting Europe (transporte, energía y digital), el mercado común, el turismo, o el programa espacial europeo (Agencia Espacial Europea, Copernicus y Galileo, que han recibido un buen empujón de inversiones). En este capítulo también se incluye la lucha contra el fraude.

En Cohesión y valores se incluyen los fondos europeos que ayudan a las regiones más desfavorecidas, la unión monetaria y programas sociales, culturales o educativos como Erasmus + o Creative Europe.

En Recursos Naturales y Medio Ambiente se incluye la agricultura, pesca y ganadería y la lucha contra el cambio climático.

Los apartados de Migración y control de fronteras así como seguridad y defensa no necesitan mayor explicación, más allá de señalar que se gastará tres veces más en Inmigración y fronteras y 12 veces más en Seguridad y Defensa.

En este contexto no sorprende que la nueva Comisión haya propuesto invertir más en política Exterior y de vecindad. El gasto en Administración Pública europea permanece en un discreto 6,5% en ambos ejercicios.

Abierto a todo el mundo... que conozca el laberinto de instituciones

La financiación de programas, proyectos y empresas por parte de la UE es pública y abierta a todos, aunque a menudo las convocatorias requieren un conocimiento bastante intensivo de los mecanismos, las instituciones y los plazos.

La UE otorga una pequeña parte de los fondos como financiación directa, ya sea en forma de subvenciones o contratos.

El resto, casi un 80% es financiación indirecta, es la que gestionan las administraciones nacionales y regionales. Se trata de los Fondos Estructurales y de Inversión europeos.

En esta página se puede acceder a las diferentes opciones.

Fraude y mala gestión

Muchos analistas critican no tanto las partidas presupuestarias como la forma en la que se emplean.

Hay numerosos casos de sospechas de corrupción y mal uso de los fondos comunitarios. España lideraba el número de denuncias de irregularidades en el último informe de la Oficina de Lucha contra el Fraude OLAF. Recientemente el Tribunal de Cuentas Europeo llamó a los países miembros a reforzar la detección, la coordinación y la respuesta a estas prácticas.

¿Cuanto paga y cuanto recibe cada país?

Aunque depende de la coyuntura y las circunstancias a modo de ejemplo podemos ver los que aportaron los países al presupuesto comunitario y lo que recibieron en el año 2018.

Se trata siempre de uno de los asuntos más espinosos. Y las negociaciones del presupuesto 2021-2027 no serán una excepción, parece.

Dicho de otra manera, en 2018 hubo 9 países contribuidores netos y el resto recibieron más fondos de los que aportaron. Dicho esto, las instituciones europeas siempre han insitido y en ocasiones intentado demostrar con datos, que los beneficios de pertenecer a la Unión Europea van mucho más allá del balance anual.648145)