Última hora
This content is not available in your region

Las urnas calibran el grado de descontento con el régimen en Irán

euronews_icons_loading
Las urnas calibran el grado de descontento con el régimen en Irán
Derechos de autor  AP Photo/Vahid Salemi
Tamaño de texto Aa Aa

Los decepcionados por las autoridades son legión en Irán cuando el país se dispone a renovar su Parlamento este viernes. Los problemas económicos, la descalificación de candidatos reformistas, el derribo de un avión ucraniano y la represión de las protestas contra la subida del precio del carburante en noviembre han convencido a muchos de no ir a votar.

"No iré a votar porque la República Islámica no ha cumplido sus promesas hasta ahora", explicaba una joven en Teherán.

"Sé que ninguna de nuestras expectativas se hará realidad. Y con la ola de descalificaciones este año, los que podían ayudar un poco no podrán entrar en el Parlamento", añadía un veinteañero.

Sin embargo hay quienes sí creen en la utilidad del voto para asegurarse de que los intereses comunes serán tenidos en cuenta.

"Intentaremos buscar y encontrar al candidato con un programa que ayude al país a progresar", afirmaba otro ciudadano.

En esta convocatoria electoral, el Consejo de Guardianes de la Constitución descalificó a un número importante de figuras reformistas, incluidos algunos de los diputados de esta legislatura que no podrán volverse a presentar. Muchos lo han criticado porque altera la justa competencia electoral entre reformistas y fundamentalistas.

"Creo que el ambiente electoral será el más frío que he visto en los últimos 40 años, ya que es una carrera de un único caballo. Un bando está al completo mientras que el otro, lleno de limitaciones. Como Teherán acapara toda la atención, las descalificaciones no fueron significativas para permitir que haya competencia, pero han descalificado a muchos reformistas en otras provincias para obtener la mayoría en el parlamento", explica el activista político Mostafa Tajzadeh.

En los últimos 41 años la participación en las legislativas iraníes ha sido del 60,5%, pero, según algunos sondeos, en esta ocasión los electores urbanos están poco movilizados habida cuenta del descontento económico y político que crece desde noviembre pasado. "Pero lo que está claro es que sea cual sea la afluencia a las urnas el viernes, el resultado no hará cambiar el rumbo de la política interna y exterior de Irán", concluye desde Teherán el reportero de euronews Hamidreza Homayounifar.