Última hora
This content is not available in your region

#UnDíaSinNosotras | La huelga general que busca cambiar la lucha feminista en México para siempre

#UnDíaSinNosotras | La huelga general que busca cambiar la lucha feminista en México para siempre
Derechos de autor  AP / Rebecca Blackwell   -   Rebecca Blackwell
Tamaño de texto Aa Aa

El próximo 9 de marzo no habrán mujeres en las calles de México. Un día sin la presencia femenina en los espacios públicos y privados es la iniciativa de los colectivos feministas para protestar contra la violencia galopante que sufren las mujeres en el país latinoamericano.

Esta huelga general llega como una acción de respuesta urgente ante los últimos casos que han escandalizado a la nación. Los feminicidios de Ingrid Escamilla, de 25 años, y de Fátima Aldrighett, de 7, son los últimos nombres en sumarse a la larga lista de víctimas.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguriudad Pública de México (Sesnsp), los casos de feminicidio han aumentado un 137% en los últimos cinco años, lo que se traduce en 10 feminicidios al día. En 2019, al menos 1.006 mujeres fueron asesinadas.

Esta realidad, sumado con la saña de los últimos crímenes, ha creado una ola de protestas en las calles de la capital mexicana, así como la indignación de las usuarios de las redes sociales. Una efervecencia social que dio vida al hashtag #UNDÍASINNOSOTRAS.

La iniciativa programada para el día después de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer ha recibido el apoyo de diferentes gremios, incluida la Iglesia católica.

La Conferecnia del Episcopado Mexicano (CEM) aseguró en un comunicado que la huelga "brota de las verdaderas tragedias que últimamente han dañado profundamente a las mujeres" y alentó a sus trabajadoras a sumarse a la convocatoria.

Como Iglesia Católica reiteramos también nuestro compromiso, y asumimos la corresponsabilidad en la construcción de un México en paz, libre de la violencia en sus diferentes rostros, especialmente el que agrede y ofende a las mujeres.
La Conferencia del Episcopado Mexicano
Extracto del comunicado.

Una huelga que amenaza

Así como la iglesia, entidades como HSBC y el Tecnológico de Monterrey han informado que no habrá ningún tipo de penitencia contra las mujeres que decidan no cumplir su jornada laboral el 9 de marzo. Sus sueldos así como su récord de asistencia no se verán perjudicados por participar en la huelga. Sin embargo, no todas las empresas han confirmado su colaboración a la causa. En una posición más radical, Jesús Estrada Ferreiro, alcalde de la localidad de Culiacán en el estado de Sinaloa, dijo al diario El Universal que como autoridad no "solapará" que las mujeres de la administración municipal no acudan a trabajar.

El trabajo no remunerado en los hogares, desarrollado principalmente por las mujeres, equivale al 24.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de México, por arriba del aporte de varios sectores productivos.
Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL)

Estrada Ferreiro detalló al medio mexicano que si ese día alguien no acude a su lugar de trabajo se aplicará las sanciones que determina la ley sobre el ausentismo injustificado, es decir, el descuento del sueldo. Grupos feministas han mostrado su rechazo a las amenazas del alcalde.

Por otro lado, este paro le costaría a la economía mexicana unos 26.300 millones de pesos (más de 940.000 millones de euros) dijo a la revista Forbes el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, José Manuel López Campos.

A pesar de que la Confederación dijo solidarizarse con las mujeres ante la violencia de género, López matizó que "no promoverá" la convocatoria aclarando que la entidad no tiene lugar en este tipo de iniciativa.

Forbes indica que#UNDÍASINNOSOTRAS paralizaría al 40 por ciento del personal ocupado en las empresas del país norteamericano.

Una lucha politizada

Durante una rueda de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sostuvo que el paro estaba plagado de "oportunistas", señalando a los conservadores de propiciar tal movimiento. Estas palabras le han valido la desaprobación del público, especialmente de las mujeres.