Última hora
This content is not available in your region

Jueves negro en las bolsas europeas y Wall Street

euronews_icons_loading
France Virus Outbreak
France Virus Outbreak   -   Derechos de autor  Christophe Ena/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Hecatombe en las bolsas europeas y en Wall Street en un jueves negro en el que varios mercados han registrado descensos históricos contagiados por la fiebre del coronavirus y tocados por la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de suspender todos los vuelos a EEUU desde Europa.

Las principales bolsas del Viejo Continente han cerrado con perdidas de más del 10% , París clausuró la sesión con menos 12,28%, el peor resultado de su historia y Fráncfort con menos 12,24% su peor resultado dsede 1989, después de que el Banco Central Europeo (BCE) haya comenzado a difundir sus primeras medidas para hacer frente a una posible recesión por el coronavirus, entre las que no se ha aprobado un nuevo recorte de los tipos.

El BCE ha informado de que mantiene los tipos de interés, pero llevará a cabo más operaciones de liquidez a largo plazo temporalmente, y mejorará las condiciones de las que ya había aprobado para que el sistema financiero tenga suficiente liquidez ante la crisis generada por la pandemia de coronavirus.

Milán, roza una caída del 17%

En Madrid, el Ibex se desplomó un 14%, la peor caída de su historia. Pero el indíce más bajo se registró en Italia, la bolsa de MIlán, corazón económico de la península pero hoy una ciudad cerrada por la epidemia del coronavirus, descendió un 16,92%.

Londres y Wall Street registran las mismas perdidas que en el 'crash' de 1987

La bolsa de Londres, cerró con perdidas del 9,8%, su peor índice desde el 'Black Monday' de 1987, y Wall Street le siguió en el record ya que el Dow Jones cedió un 10%, perdida que no se registraba desde el 'crash' de 1987. La bolsa de Nueva York reaccionaba así tras la suspensión de vuelos desde Europa a Estados Unidos, para contener el coronavirus y pese a la drástica inyección de liquidez anunciada por la Reserva Federal.