Última hora
This content is not available in your region

La millonaria tala ilegal en Rumanía que las autoridades no logran controlar

euronews_icons_loading
La millonaria tala ilegal en Rumanía que las autoridades no logran controlar
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En los Cárpatos, en el norte de Rumania, se encuentra uno de los últimos bosques vírgenes de Europa. También es el corazón de lo que se conoce aquí como la mafia de la madera.

El condado de Suceava, es uno de los más afectados por un tráfico masivo que mata los árboles ancestrales, pero también a veces a las personas.

"Mira, es fresco, este árbol fue cortado recientemente. Es tala ilegal, buena mercancía", nos cuenta el leñador Gheorghe Oblezniuc. "¡No hay ninguna marca! Ves la resina. El pobre árbol está llorando. Le han quitado la vida, como a un hombre", lamenta.

El leñador distingue por las marcas en los árboles los que han sido talados lealmente y los que no. "Cubren todo con ramas, así que no se pueden ver los tocones a distancia. Está escondido por la mafia", asegura.

Por cortar un árbol como ese, tenía una comisión de unos diez euros. Paré porque me di cuenta de que no estaba bien, y no estaba ganando nada
GHEORGHE OBLEZNIUC
LEÑADOR

Según un informe científico, unos 20 millones de metros cúbicos de madera son cortados ilegalmente cada año en los bosques rumanos. Es más que la cantidad explotada de forma legal. La madera se vende en el mercado nacional, pero también en el europeo.

Gheorghe trabajó con los traficantes durante mucho tiempo antes de volverse contra ellos. "Trabajé para cinco grandes empresas. Por cortar un árbol como ese, tenía una comisión de unos diez euros. Paré porque me di cuenta de que no estaba bien, y no estaba ganando nada. Estaban ganando millones, y a mí me pagaban por metro cúbico", confiesa.

Un tráfico que está siendo investigado por la Dirección de Investigación de Delincuencia Organizada y Terrorismo de Rumania. Todo apunta a una vasta red que involucra a todos los actores de la industria maderera: comerciantes, transportistas, personal forestal o funcionarios.

Un funcionario local de la empresa nacional de gestión forestal, Romsilva, se defiende de estas acusaciones.

"No podemos sospechar que algunas personas quieren desacreditarnos, pero estas personas entraron en el bosque antes que nosotros, cortaron árboles, acusándonos a nosotros, los forestales, de preparar estos árboles para la tala ilegal. Creó una tendencia en los medios de comunicación a culpar a los silvicultores", dice Cristian Gafincu, jefe de la unidad de distrito forestal.

La cantidad es mayor que la declarada inicialmente. Y en los libros, los volúmenes serán falsificados. El guardabosques supervisa, y no sólo eso, también vende madera en el mercado negro
GUARDABOSQUES ANÓNIMO

Sin embargo, según Romsilva, 185 silvicultores han sido atacados físicamente desde 2014. Otros seis han sido asesinados, incluyendo dos en los últimos meses. Son ajustes de cuentas personales, según los administradores de la oficina forestal. Represalias, dicen los que se atreven a denunciar el sistema que rige el tráfico de madera.

Un guardabosques, cuya identidad mantenemos oculta, ha pagado el precio. Es un gran riesgo, pero quiere hablar y nos cuenta que "el empresario entra en una licitación organizada por el distrito forestal y compra un cierto volumen de madera. Luego arregla las cosas con el ingeniero que va al bosque y marca algunos árboles. Y está el mercado negro, esos árboles no deberían estar en ningún inventario. En términos de volumen, la cantidad es mayor que la declarada inicialmente. Y en los libros, los volúmenes serán falsificados. El guardabosques supervisa, y no sólo eso, también vende madera en el mercado negro."

Un sistema que el jefe de los Rangers del Condado de Suceava, Mihai Gasparel, no niega. "El aspecto más delicado de la tala ilegal es cuando se hace bajo el paraguas o con ayuda de la ley. La madera se puede lavar duplicando las cargas, falsificando documentos, permisos para cortar en zonas donde no hay suficientes árboles. Y hay casos en los que los silvicultores actúan mal. El problema es que este tipo de cosas son difíciles de probar", defiende.

Las pruebas son lo que Tiberiu Bosutar busca sin cesar. Ha instalado cámaras en la carretera principal de su pueblo, a través de la cual pasan todos los envíos de madera de los bosques cercanos.

Euronews

Utilizando una aplicación móvil que comprueba la autenticidad de los documentos que permiten a los camiones transportar madera, ha denunciado docenas de infracciones. "Introduces el número de matrícula y puedes comprobar si los documentos están en orden y dónde se emitieron los permisos de transporte", nos muestra.

Tiberiu nos lleva al bosque en coche, saca su drone, luego caminamos entre huellas de lobo. Le gustaría ver más cámaras colocadas en los puntos de acceso al bosque. Esto, dice, podría poner fin a las prácticas enterradas a la sombra de los viejos árboles.

Pero no vamos a encontrar lobos, vamos a encontrar un cementerio muy especial. Tiberiu nos enseña una zona donde se han enterrado tocones de los árboles robados. "No pudieron haber sido arrancados por particulares", dice al ver el tamaño de los tocones. "Se necesitan herramientas pesadas, equipos enteros de trabajo. Esto es una prueba muy clara de que el robo en el distrito forestal está bien organizado."

La tala ilegal se estima en 1.000 millones de euros al año. Esta es una pérdida fiscal significativa.

Tiberiu ha perdido su empresa después de intentar permanecer dentro de la ley. El año pasado intentó demostrar que era imposible trabajar en la industria maderera sin hacer trampas. "El precio de la madera en Rumania es artificialmente alto en este momento y para mantener una unidad de producción en marcha también se necesita algo de madera más barata e ilegal", explica.

Se presentó una denuncia y se confiscó la madera de los contratistas locales. Vertieron anticongelante río arriba. Mató a todos los peces
ILIE BUCSA
TRABAJADOR DE LA CONSTRUCCIÓN

Junto con 8 empresarios locales, compró 100 metros cúbicos de madera y después de cubrir todos los costes se quedaron con sólo la mitad del dinero que invirtieron. "Es imposible mantener un negocio como este sin usar madera ilegal", asegura.

Una situación que envenena a la comunidad. Ilie y Dimitri Bucsa trabajan en la construcción. En su tiempo libre criaban truchas, pero ya no pueden.

El agua se ensuciaba regularmente con barro, arrastrado por el paso de la madera cortada ilegalmente en el río cercano, aseguran. "Se presentó una denuncia y se confiscó la madera de los contratistas locales. Vertieron anticongelante río arriba. Mató a todos los peces. Nos amenazaron y nos golpearon. Nos acorralaron y nos golpearon en la cabeza con palos", denuncia Ilie.

Ambos hermanos siguen recibiendo amenazas de muerte. El miedo está presente, pero no se callan. "Estamos asustados, es normal. Pero esperamos que se resuelva, seguimos presentando cargos, y esperamos que alguien de fuera, tal vez de la Unión Europea, venga a resolver el problema. Porque aquí en Toumania, la mafia es poderosa. Todo el mundo está conectado, hasta las autoridades estatales, todos trabajan mano a mano", asegura.

El febrero pasado, la Comisión Europea advirtió a Rumania que pusiera fin a la explotación ilegal de los bosques, bajo la amenaza de sanciones financieras.