Última hora
This content is not available in your region

El coronavirus deja miles de desempleados temporales en España

El coronavirus deja miles de desempleados temporales en España
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Tras el estado de alarma decretado por el Gobierno para frenar el coronavirus la industria y los servicios se han visto obligados a cerrar sus puertas. La actividad económica ha quedado congelada, en hibernación. Se espera en los próximos días una oleada de despidos temporales masivos.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha cifrado entre 400 y 500 los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTEs) que ya están en la cola de la Dirección General de Trabajo. A estos habría que añadir los presentados en las distintas comunidades autónomas. La titular de Trabajo ha reconocido que es una cifra “abrumadora” y ha pedido a las empresas “responsabilidad” a la hora de utilizar este instrumento.

Muchas empresas han esperado al paquete de medidas económicas extraordinarias del Gobierno de Pedro Sánchez anunciadas el martes para tomar la decisión. “Todavía hay pocos ERTEs formalizados pero a partir de ahora habrá un aluvión. Esto viene fuerte”, comentan desde CCOO. En Cataluña el sector de la industria anunció el lunes 14.000 despidos. Los primeros en reaccionar fueron las automovilísticas como SEAT, Renault, IVECO, entre otras.

Más de 500 trabajadores de Acciona que dan servicio a Nissan están en vilo. Manolo Núñez trabaja para esta empresa desde hace 16 años. El viernes les mandaron a casa pero “aún no sabemos cómo y cuánto vamos a cobrar por estos días”. Nissan estudia si suspender los contratos o bien flexibilizar el trabajo de su planta de Barcelona donde trabajan unas 4.000 personas.

Manolo pide que se priorice la salud y que toda la plantilla se pueda quedar en casa hasta que esto pase. “Tenemos que esperar a que ellos decidan, si no paran la actividad tenemos que adaptarnos e ir a trabajar”. “Nos han dado flexibilidad hasta este viernes pero ¿y el lunes?”, se pregunta.

“Sabemos que los jefes tienen voluntad de contratarnos cuando todo pase pero falta saber si van a tener capacidad real”

Los ERTEs, según el Real Decreto, podrán tratarse de suspensión de contrato o una reducción o flexibilización de la jornada.

Pero no solo el sector industrial está herido también el de los servicios. Juan (nombre ficticio) acaba de recibir la carta de despido de la librería donde trabaja hace más de 8 años. “El viernes ya nos advirtieron de que no podrían seguir pagándonos con la librería cerrada y el lunes, tras el decreto, recibimos los papeles del ERTE”, cuenta.

Una quincena de personas se han quedado en la calle esperando a que la suspensión se aplique lo antes posible para poder cobrar la prestación de desempleo. “A pesar de todo entendemos la decisión, en estos momentos todos tenemos que arrimar el hombro”. Pero, ¿y el futuro? “Sabemos que los jefes tienen voluntad de contratarnos cuando todo pase pero falta saber si van a tener capacidad real”.

Los ERTE’s están pensados como suspensiones temporales de los contratos por catástrofes meteorológicas, siniestros o fuerza mayor pero si el estado de alarma por del Covid-19 se alarga, las empresas pueden prorrogar el ERTE o bien a la larga extinguir los contratos, explican desde el Colectivo Ronda.

Las medidas del Gobierno incluyen una prestación de desempleo también para aquellos que no tengan derecho a la cotización, es decir, el trabajador no perderá la prestación aunque no haya cotizado el tiempo suficiente, y por otro lado las empresas no tendrán que pagar la cotización durante el periodo que dure el ERTE.