Última hora
This content is not available in your region

Las Islas Baleares 'echan el cierre' frente a la crisis del coronavirus

Es Caló, Formentera
Es Caló, Formentera   -   Derechos de autor  Francisco Fuentes
Tamaño de texto Aa Aa

Ni aviones, ni barcos. Las Islas Baleares, uno de los principales destinos turísticos del mundo, han echado el cierre "para hacer frente a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus".

El Gobierno regional calcula que los últimos 25.000 turistas que todavía siguen en Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, abandonarán sus hoteles en las próximas horas. Por esta razón se permitirán "los vuelos de salida para que puedan volver a la península o a su país de origen". "Cuanta menos gente haya en las Islas Baleares, menos riesgo de contacto y más protegidos estaremos todas y todos", ha dicho la presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol.

Baleares registraba este miércoles 112 casos de coronavirus con 20 nuevos positivos en las últimas veinticuatro horas con al menos un fallecido confirmado, según la información facilitada por el Ministerio de Sanidad.

Las restricciones al espacio aéreo y marítimo entrarán en vigor esta próxima medianoche.

Con carácter general, "queda prohibido cualquier tipo de vuelo, comercial o privado con las Islas Baleares, desde cualquier aeropuerto nacional. También quedan prohibidos todos los vuelos privados, sea cual sea su procedencia, nacional o internacional". Además, "se prohíbe el desembarco de pasajeros de los ferris de línea regular que conectan con las islas, con la excepción de los conductores de los camiones de mercancías". También quedan prohibidas "las entradas a todos los puertos de las islas de las embarcaciones de recreo, sean particulares o de alquiler y desde cualquier punto de procedencia", ha añadido Armengol.

Lea | Orden Ministerial que establece las medidas a aplicar en las conexiones con Baleares

Excepciones

No obstante, se establecen algunas excepciones y se garantiza un vuelo diario por aerolínea entre los aeropuertos de Palma, Menorca e Ibiza y las ciudades de Madrid, Barcelona y Valencia, para circunstancias excepcionales y justificadas. También una conexión única por compañía entre las islas. En el caso de los enlaces marítimos, sólo están autorizadas tres operaciones al día en cada sentido en la línea regular entre Ibiza y Formentera.

En cualquier caso, todos los pasajeros que excepcionalmente llegan, tanto por vía aérea como marítima, son sometidos a medidas de control sanitario y a una cuarentena para "evitar nuevos contagios procedentes del exterior".

Gran sacrificio

Se trata de un "gran sacrificio para la economía y el empleo" de las Islas Baleares que el año pasado recibieron más de 13,6 millones de visitantes, siendo tras Cataluña la segunda región española en llegadas de turistas internacionales de los que un 55,5% procedían de Alemania y el 12,4% del Reino Unido, que son los principales países emisores, según los datos del Instituto Nacional de Estadística de España.

Lea | Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras de España

Con el acceso a las playas prohibido, las grandes cadenas hoteleras están cerrando sus establecimientos progresivamente conforme los huéspedes abandonan sus habitaciones.

Los operadores turísticos garantizan que todos sus clientes serán repatriados a sus respectivos países, en función de la disponibilidad de plazas en los escasos aviones que todavía están autorizados a operar.