Última hora
This content is not available in your region

Pablo Iglesias realiza rueda de prensa por primera vez desde el decreto del estado de alarma

Pablo Iglesias realiza rueda de prensa por primera vez desde el decreto del estado de alarma
Derechos de autor  AP / Manu Fernandez
Tamaño de texto Aa Aa

La Comunidad de Madrid, la región más afectada en España por el coronavirus, abre este jueves el primer hotel medicalizado en la capital para atender a los infectados por esta pandemia y descogestionar así a los hospitales, muy saturados.

Según los últimos datos oficiales, en Madrid se han producido 390 fallecimientos por coronaviros y hay registrados 5.637 contagiados, de ellos 491 en UCI (Unidad de Cuidados Intensivos).

El hotel que se abre hoy, próximo al hospital Gregorio Marañón, uno de los más grandes de la capital, es el primero del total de 40 que hay previsto abrir, con capacidad para 9.000 plazas destinadas a pacientes menos graves, tanto al inicio de la enfermedad como en su fase final.

Con esta medida, se podrá dejar sitio en los hospitales a los enfermos más graves, ante el pico de la pandemia, que según los expertos, aún no ha llegado.

También en Barcelona varios hoteles han puesto sus habitaciones a disposición de los hospitales y el Gobierno regional de Cataluña estudia incorporarlos el circuito sanitario.

Ya lo reconoció ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su intervención ante el Congreso, cuando afirmó que lo más duro de esta crisis "está todavía por llegar" y se producirá cuando el sistema sanitario "reciba el impacto de mayor número de personas contagiadas".

El sector hotelero es uno de los más afectados por la crisis, con la mayoría de los establecimientos en proceso de cierre ante la caída drástica del turismo, ya que los visitantes extranjeros están volviendo a sus países.

La declaración del estado de alarma decretado por el Gobierno español el pasado fin de semana incluye un artículo que suspende las actividades de hostelería y restauración.

La epidemia sigue su ascenso imparable en España con cerca de 14.000 afectados, según los últimos datos oficiales, y más de 600 fallecimientos, y ayer se desató la alerta por la mortal propagación del virus en las residencias de ancianos, el eslabón más débil en la cadena de transmisión.

En este aspecto de la pandemia, también Madrid destaca, con la residencia con mayor casos mortales, 17, un caso que está siendo investigado por la Fiscalía.

Cacerolada en Madrid para exigir al Rey que done dinero a Sanidad

Vecinos de algunos barrios de Madrid hicieron sonar hoy sus cazuelas durante el discurso del rey Felipe VI para pedir que la supuesta fortuna de su padre, el rey emérito Juan Carlos I, que investiga la Fiscalía suiza, se done a la sanidad para hacer frente al coronaviorus.

Esta reivindicación, organizada en los balcones de las casas durante el confinamiento por la pandemia, se convocó a través de mensajería instantánea y redes sociales y tuvo un seguimiento desigual.

Esta iniciativa se une a varias recogidas de firmas organizadas en la plataforma Change.org, que piden que esos fondos pasen a ser dinero público. Dos peticiones diferentes, bajo los títulos "Destinar la herencia de Felipe VI y la asignación del Rey Emérito a la Sanidad Pública" y "Felipe VI, exige a tu padre que transfiera el dinero de Suiza a Sanidad" acumulan cada una alrededor de 160.000 firmas.

El pasado domingo, el primer día con el estado de alarma en vigor, el rey Felipe VI anunció que renunciaba a la herencia que personalmente le pudiera corresponder de su padre, el rey Juan Carlos, y le retiro la asignación que tenía fijada en los presupuestos de la Casa de Su Majestad el Rey.

La Casa Real informó de estas decisiones después de que diversas informaciones publicadas el pasado fin de semana en las que se asegura que Felipe VI es beneficiario de una sociedad "offshore" creada por el rey Juan Carlos vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí.

La Fiscalía suiza considera que 100 millones de euros procedentes del rey saudí Abdul Aziz Al Saud llegaron a una cuenta en Panamá de la Fundación Lucum de la mano de sus gestores en Suiza, Dante Canónica y Arturo Fasana, presuntos testaferros del rey Juan Carlos.

Según las informaciones publicadas por algunos medios, de los 100 millones de euros, el rey emérito habría transferido unos 65 millones a Corinna Larsen, una empresaria alemana con la que mantuvo una estrecha amistad durante años.