Última hora
This content is not available in your region

Multas de hasta 3.000 euros en Italia por violar el confinamiento ante la saturación de las UCI

euronews_icons_loading
Multas de hasta 3.000 euros en Italia por violar el confinamiento ante la saturación de las UCI
Derechos de autor  Domenico Stinellis/Associated Press
Tamaño de texto Aa Aa

Nueva vuelta de tuerca en Italia para hacer respetar el confinamiento, decretado hace más de dos semanas. A partir de este miércoles las multas para quienes no respeten el aislamiento pueden ascender hasta 3.000 euros.

Una medida para intentar frenar la propagación del coronavirus ante la saturación de los hospitales que no pueden atender a todos los pacientes sobre todo en el norte del país, epicentro de la pandemia.

Y como confesó algún médico se ven obligados a escoger a quien salvar y a quien no.

"Desafortudanamente, en la Unidad de Cuidados Intensivos aún no hemos visto los efectos de las medidas impuestas el 12 de marzo. Porque hay que recordar que los pacientes tardan varios días en presentar los síntomas hasta llegar a un estado crítico que necesita la UCI. Espero que la próxima semana podamos ver los primeros resultados des estas medidas", lamentaba Giacomo Grasselli, Director Médico de la UCI desl Hospital Clínico de Milán.

En Pesaro, en el centro de Italia, se muestran más optimistas ante el anuncio de un descenso de los contagios. Pero la cifra oficial de afectados, puede ser inferior a la cifra real, al no hacerse las pruebas todas las personas con síntomas leves.

" Parece que hay un ligero descenso en las transmisiones en los últimos dos días, es como un pequeño rayo de luz que nos da esperanza", declaraba Michele Tempesta del Servicio de Urgencias del Hospital de Pesaro.

Y toda Italia une sus fuerzas para combatir esta pandemia y ganar la guerra al coronavirus. Empresas textiles dedicadas a la moda han reconvertido su producción para fabricar mascarillas.

Una protección recomendada sobre todo ahora que el frio azota el centro y el sur de Italia. Unas condiciones invernales que favorecen la transmisión del virus que ya ha matado a más de 7.500 personas en el país transalpino al producirse 683 muertos más este miércoles.